Medio ambiente.
Un techo de 80 metros cuadrados puede captar agua suficiente para abastecer a dos personas durante el temporal

Una de las soluciones para hacer frente a la escasez de agua es el aprovechamiento eficiente del líquido proveniente de la lluvia mediante una tradición  milenaria de captación que se practica desde hace 5,000 años. En la actualidad se intenta innovar en este tipo de mecanismos para que pueda haber mayores beneficios para la población, comenta José Arturo Gleason Espíndola, profesor investigador en la Universidad de Guadalajara.

 “Es un sistema que esta contenido dentro de lo que le llamamos en la ingeniería y la arquitectura “un sistema hidro-sanitario”, este sistema tienen como objetivo captar el agua de lluvia de los techos, conducirla a través de alguna canaleta si el techo es inclinado, si es plano, que el techo tenga una declinación del 2%, esto es, cada metro desciende 2 cm y llevarlo hacia la parte baja, y entra en un tanque (le llamamos de 200 litros) que se llama tanque de primera lluvias, llegan las primeras lluvias que limpian el techo, se depositan en este tanque, se queda la basura ahí y después se reboza y se va a la siguiente etapa que es el almacenamiento, que puede ser una cisterna enterrada o superficial; a partir de esta cisterna se bombea dependiendo de la altura que la queramos bombear y se conecta unos filtros para que pase al tinaco y del tinaco se distribuye a toda la casa para dar los servicio”.

Gleason Espíndola  explicó, que solo una mínima parte del agua de lluvia es utilizada y sí se llevaran a cabo este tipo de prácticas se podría reducir el rezago en abastecimiento del líquido.

 “La cultura de la captación de agua es poco conocida, nosotros tenemos en el ramo ¿pues qué será?, de 2005 a la fecha, doce años donde nos ha costado mucho trabajo: primero entenderlo, dos aplicarlo, tres monitorearlo y tratar de convencer a las personas y a las autoridades; entonces creo que esta tecnología es muy noble, no es nueva, hay que decirlo porque los Aztecas lo hacían, los Mayas lo hacían, los romanos, en Europa lo hacinan, los chinos lo hacían, o sea, no es algo que digas ‘es nuevo’, simplemente lo olvidamos, pero a estas generaciones del siglo XX  y siglo XI, pues sí nos cuesta mucho trabajo entender algo así, porque no fuimos formados o educados teniendo conciencia de que hay que cuidar la lluvia, se nos hace normal verla en la calle ¿no?”.

El proyecto podría implementarse de manera sencilla en nuestra región y no solo para consumo, sino también para almacenaje que úeda favorecernos durante los ciclos de sequía, ya que en esta zona las precipitaciones son buenas y se cuenta con los espacios adecuados para llevar a cabo este tipo de prácticas, finalizó el entrevistado:

 “Si la lluvia de la zona donde se esté queriendo hacer el sistema es demasiada, bueno, pues la oferta va a ser mucho mayor, pero aquí en el occidente del país lo que hemos comprobado por lo menos, que cuando esté lloviendo la demanda puede llegar hasta la mitad, dependiendo del techo, el tanque y las personas que usen agua, si hay muchas personas obvio se acaban el agua más rápido ¿no?, pero ya lo probado, comprobadísimo nuestro proyecto piloto, es que un techo de 80 metros cuadrados para dos personas cubre la demanda para ambas durante la época de lluvia”.

Con un sistema de captación de lluvia los habitantes pueden ahorrarse desde un 10% a un 15% en el consumo de agua potable en los hogares,  de llevarse a cabo, el ahorro en cada hogar, sería bueno.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here