Fotografía: Juan Carlos Salcido.
Ocotlán, Jalisco. 

Como parte de las celebraciones por la aparición del Señor de la Misericordia, el Gremio de Celanese tenía por costumbre celebrar una ceremonia religiosa en las instalaciones de la fábrica, además de que una banda de música daba un recorrido por todos los departamentos, sin embargo, dadas las nuevas políticas esto no será posible este año, así que la agrupación buscó una solución, llevando a cabo estas costumbres en el sindicato, así lo dijo uno de los representantes del gremio, Francisco Javier Magallón García:

“Conforme las políticas y las creencias de los dueños, que ya no son de aquí, es tiempo perdido para ellos, entonces este año se va a hacer la misa aquí en el sindicato. Normalmente se dan tamales, atole, se da la misa y se trae música, que es lo que se recomienda para que venga la gente”.

Aun con este cambio, el ánimo dentro del gremio no decae, ya que los preparativos, aunque un poco atrasados, están realizándose con el mayor empeño posible. También es conocido, lo resaltantes que son los carros de este gremio, y este año no será la excepción, ya que para Magallón García, es una cuestión que se toman muy en serio, tanto para mostrar su devoción, como para que la gente se lleve el recuerdo de lo que vio:

“Es la idea que tenemos nosotros todo el tiempo; yo no quiero menospreciar a ningún gremio ni mucho menos, porque todos nos damos cuenta del trabajo que le emplean también, pero nosotros le echamos poquito más trabajo, para que se vea más honorable a lo que estamos celebrando”.

Este año incluso tienen menos presupuesto, debido a que se un pequeño descuento salarial que se destinaba para las fiestas, dejó de ser obligatorio, por lo que alrededor de 100 trabajadores dejaron de aportar. De cualquier modo, esto no es excusa para presentar algo de menor calidad, según Magallón García.

Por otra parte, el representante del Gremio Celanese, también comentó sobre los cambios que se tienen planeados para agilizar la procesión, los cuales ve con buenos ojos, ya que ellos son el último gremio, por lo que ahora tardarán tanto en ingresar al templo a dar su juramento, lo que a su vez ayudará a disminuir el consumo de alcohol, que se hacía presente por los largos tiempos de espera.

Por Juan Carlos Salcido Hernández.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here