Economía.
No es como “el viernes negro” de E.E.U.U., al contrario, desestabiliza la economía familiar

Del 17 al 20 del presente mes se estará efectuando “El buen fin”, una estrategia publicitaria que lo único que hace es dejar a los consumidores con deudas que rebasan su salario y que en el futuro son difíciles de pagar, comenta Martin Romero Morett, jefe del Departamento de Economía del Centro Universitario de Ciencias Económico-Administrativas.

 “El buen fin al no ofrecer verdaderas rebajas como las que se ofrecen en “el viernes negro” de los Estados Unidos, no son una verdadera ayuda al bienestar de los consumidores, sino que por el contrario, es susceptible de convertirse en una trampa que los conduzca a una pérdida patrimonial. Mientras que “el viernes negro” ofrece rebajas de hasta el 80% porque es un mecanismo que usan las tiendas de Estados Unidos para deshacerse de mercancías y modelos atrasados y hacer espacio para ubicar lo nuevo en anaqueles y bodegas e iniciar la temporada navideña, “El buen fin” en México, más que otra cosa, ofrece a los consumidores pagos diferidos a meses sin intereses”. 

Los consumidores tienen todas las desventajas en la mayoría de los casos y solo terminan con deudas y con numerosos pagos a meses de créditos y las ventajas en todo caso son para los comerciantes y bancos, aseguró.

 “Es una estrategia para que la gente consuma y es una forma de endeudar a la población a plazos. Y si el consumidor se embarga en muchas compras a plazos, la suma de los abonos diferidos puede alcanzar montos mensuales que no alcancen a ser cubiertos en su totalidad por los usuarios de las tarjetas y, por lo tanto, se les empiecen a cobrar intereses”.

Romero Morett,  mencionó que comparar precios en diferentes lugares antes de adquirir algún producto o servicio que se esté ofertando en “El buen fin”, es una opción para saber si en realidad lleva algún tipo de descuento. Además, checar los precios antes y durante este fin de semana proporcionara al consumidor una idea del ahorro que le va a generar adquirir lo que desee.

 “El problema de los consumidores es de que no somos racionales realmente, porque si al consumidor se le hace fácil ir a una tienda que le dice: ‘pues mira, tú nada más vas a darme 50 pesos a la semana’, entonces la persona dice: ‘pues 50 pesos a la semana sí puedo’, pero van a ser 200 semanas, nada más se fijan en lo que tienen que dar a la semana, pero no se fijan, no multiplican 50 pesos por todas las semanas que van a estar dando ese abono. Entonces, si ellos se fijaran en eso, verían que van a a pagar el valor del bien, dos o tres veces”.

Es de suma importancia que las personas sean prudentes con sus finanzas y que no rebasen el límite de sus ingresos para que esto no repercuta en la economía de las familias, finalizó.

 “Lo mejor es que las personas ahorren y cuando tengan el dinero compren de contado y no se endeuden; y si usan tarjetas, pues entonces que no pierdan el control de cuantas compras han hecho a plazos, porque cuando pierden control de todos los “abonitos” que tienen que dar, porque compraron una ropa  o un esto o lo otro, distintas a cosas a plazos, entonces el abono de un producto es bajo, pero si ya le sumas el abono de varias mercancías, entonces ya se agrega una cantidad que no vas a poder pagar al mes de vencimiento; y entonces te van a empezar a cargar intereses y los intereses que cargan las tiendas y las tarjetas, son los intereses más altos del mercado”.

En compras por internet es importante verificar que el sitio cuente con el protocolo de seguridad https:// y un candado cerrado en la barra de direcciones, y es importante mencionar que si el consumidor percibe alguna anomalía, puede denunciarla ante La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here