Por Edith Sandoval

Letrinas saturadas, drenajes de aguas negras a cielo abierto, inundaciones, calles destrozadas y falta de agua, es una realidad carente en la secundaria número 162 de la comunidad de Betulia, plantel que a pesar del nivel académico que maneja vive un completo abandono por autoridades municipales de Lagos de Moreno.

Desde hace dos años mandos educativos de esta secundaria extendieron la petición al Ayuntamiento de Lagos de Moreno para solicitar un vactor con la intención de eliminar los olores fétidos y prevenir un foco de infección en los alumnos; la respuesta según la directora de la secundaria, María Esther Márquez Delgado, fue que el equipo estaba descompuesto, además de que en pasados meses han mandado dos oficios a presidencia y no han obtenido respuesta alguna.

“Porque no sólo ese drenaje a cielo abierto se conecta a la escuela también están conectadas varias viviendas que están cerca de la institución. Ese drenaje esta saturadísimo y se requiere un vactor para limpiarlo. Aparte otro módulo de baños que tiene su letrina está saturado y  se requiere servicio de vactor, nuestra comunidad es de escasos recursos, nuestra escuela la única aportación es de pocos padres, no todos los padres hacen su aportación porque es voluntaria”, señala.

Además de la secundaria técnica 162 en Betulia, se encuentra otra más en El Tecuán, comunidad perteneciente al municipio de La Chona y la secundaria número 55 en Los Azulitos.

256 alumnos, 17 maestros, cinco administrativos y un directivo, es la plantilla que conforma el equipo de trabajo de la secundaria técnica número 162.

Después de diez años con aulas prefabricadas, se construyeron seis aulas equipadas en noviembre de 2017, mismas que cuentan con pizarrones electrónicos, computadoras,  e internet en toda la escuela secundaria, con un reconocible crecimiento en infraestructura. La directora del plantel describe la carencia en servicios públicos que atraviesa la secundaria:

“Alrededor es la otra cara de la moneda, alrededor de nuestra escuela tenemos muchas carencias, calles totalmente destrozadas, un drenaje en pésimas condiciones, todo alrededor es polvo, tenemos problema de agua, aquí en la comunidad ciertas horas tenemos agua por lo tanto en un momento tenemos que hacer uso de pipas para poder contar para el servicio a los chicos, las autoridades poco han ayudado a esta comunidad. En tiempo de lluvia tuvimos una inundación muy fuerte, los niños cuando vienen a la escuela tienen que pasar por arroyos, llegan con los zapatos sucios, combinado con aguas negras, el drenaje en pésimas condiciones y eso es muy deprimente y muy frustrante, ellos tienen muchas ganas de estudiar pero falta mejorar esas condiciones en la comunidad”.

Otra problemática en Betulia es el servicio de transporte, alumnos de la secundaria dejan de asistir a clases regularmente por la falta de vías.

Una alumna de la secundaria número 162, quien hace más de una hora de trayecto para acudir a la mencionada institución, comparte su experiencia:

“Hay veces que venimos treinta niños, pues hay veces que los niños no salen pronto o hay veces que la camioneta no avisa que va  pasar, que la camioneta que se descompuso y que va a pasar”.

Otros niños, según aseguran maestros, llegan a la escuela gracias a su bicicleta y recorren diez kilómetros mientras que otros alumnos piden a maestros que cuentan con automóvil pasen por ellos en ciertos puntos estratégicos dentro y fuera de la comunidad.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here