Portada de Aire de Invierno

Por Luz Atilano

Los nueve relatos que conforman Aire de invierno, reciente publicación del escritor laguense José Miguel Becerra López bajo al editorial del Centro Universitario de los Lagos, se antojan cercanos al lector que se adentra en ellos como un completo curioso. Su autor nos transporta a escenarios que por compartir un mismo espacio nos resultan familiares, pero a historias que igual pudieran ocurrir en cualquier punto de la geografía mundial.

Tal como él lo comparte:

«Siento que mucho de lo que ocurre en los textos ocurre en el personaje, en la conciencia de los personajes. Y desde este punto de vista, quise que fueran más allá del simple espacio, del espacio y el tiempo; sino que los personajes se enfrentaran a una problemática, a un conflicto y que este conflicto diera para el argumento. Siento que desde ese punto de vista, pueden ir un poquito más allá del simple contexto, para tratar de inscribirlo dentro de la problemática humana, que puede darse en cualquier parte del mundo… hablan desde el personaje, desde la conciencia del personaje y desde lo que el personaje va viviendo».

Breves testimonios habitados o narrados desde muy diversas perspectivas por personajes comunes que nos demuestran que la literatura se encuentra en todas partes y que todo tiene un motivo para ser narrado: cada hecho, cada vivencia, cada cara por las calles. Como ya lo indica su contraportada, este volumen “deambula entre lo inalterable y la metamorfosis, entre dos grandes líneas: lo cotidiano y lo extraordinario”.

Y ya en directo, “la literatura es vivencia, si no es vivencia es academia” dice el autor citando a Elena Garro al tiempo que comparte que en efecto, hay en sus relatos ciertos rasgos autobiográficos: algo entre lo que ha vivido y las cosas que imagina y luego mezcla con experiencias de otras personas.

El proceso creativo

Junto a su volumen de poesía, Inmersión, también publicado por la editorial del CULagos, Aire de invierno vio la luz a finales de 2017. Sin embargo, el proceso para su redacción llevó a Becerra López cerca de diez años, en el lapso aproximado de entre 2003 y 2013, tiempo en el que además de agrupar los textos para dar forma a un solo volumen, sometió a éstos a la exigente práctica de la autocorrección, como ocurrió con el relato que da nombre al libro, “Aire de invierno”, cuyo resultado final le valió en 2008 el primer lugar en la categoría de cuento del Primer Concurso de Poesía La pasión por mi ciudad, organizado por el CULagos y Radio UdeG en Lagos de Moreno.

«Es texto se trabajó incluso… se tenía el argumento, se desarrolló el argumento y al terminar este texto y dejarlo descansar no sé, un mes o dos meses, volví a él nuevamente y no me gustaba nada. Y lo deshice completamente y lo volví a rehacer como en tres o cuatro ocasiones, no me gustó y volvía otra vez desde el principio. En un momento, fue un lapso como de cuatro meses, continuo con un solo texto, hasta que de manera inesperada con una sola frase que es el inicio… esa sola frase ya me dio como el tono que buscaba y el hilo por donde podía desmadejar esa hebra y entonces a partir de encontrar ese hilo se dio completo, pero ya traía atrás una serie de ensayo y error, ensayo y error y ensayo y error hasta que lo obtuve, pues, y me gustó el final de cómo había quedado ese texto. En ese tiempo, creo que como en un lapso de un mes, se abrió la convocatoria en Radio Universidad, a presentar textos, un concurso de cuento y poesía, mandé el texto y bueno, salió ganador», comparte Becerra López.

Todo lector que se acerque a Aire de invierno cuenta con la garantía de que se enfrenta A textos bien trabajados y cuya lectura, además, se presenta amena y ligera.

José Miguel Becerra López es licenciado en Letras Españolas y se ha desempeñado también en el ámbito periodístico. De 2005 a 2007 editó la revista cultural independiente Mientras Pasa la Tarde. Participó en las antologías La escritura y el deseo. 20 autores de Jalisco (de la Universidad de Guadalajara, en 2009) y Un canto me demanda. Memoria de poesía laguense (por ediciones Papalotzi, en 2010).

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here