Sector productivo.

La balanza petrolera fue negativa contra el denominado “oro verde” durante 2016

De acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación” (SAGARPA), México aporta 3 de cada 10 toneladas de aguacate que se producen en el mundo y lo exporta a 20 países, siendo  Estados Unidos el principal consumidor. Además, el denominado “oro verde” es el tercer producto agroalimentario que más exporta nuestro país, superado tan solo por la cerveza y el jitomate.

Sin embargo en los últimos meses se ha visto afectado por los continuos cambios en su precio lo que explica, Luis Ignacio Román Morales profesor e investigador del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente.

 “No estamos hablando de cualquier producto agrícola, estamos hablando de un producto que representó ingresos netos, es decir como balance de ingresos menos gastos, superior al que se obtuvo por petróleo, si mal no recuerdo, en el año 2016; es decir, la balanza petrolera finalmente fue negativa, lo que importamos de hidrocarburos fue superior a lo que exportamos por petróleo crudo. Entonces el aguacate curiosamente se ha convertido en el denominado “oro verde” de la lógica del comercio internacional de México. ¿Qué implica esto? El poder de compra que se tiene en los Estados Unidos (que es a donde se dirige fundamentalmente la exportación), es incomparablemente superior al de México. Si yo soy productor de aguacate y puedo ganar más exportándolo que vendiéndolo en el mercado nacional, pues evidentemente lo exporto, lo cual plantea, digamos, un problema serio que es, por un lado, el impulso de una producción que puede generar un impacto ecológico sustantivo y, por otro lado, el hecho de que generas profunda inestabilidad en el mercado local”.

El desarrollo tecnológico frecuentemente va asociado a utilizar nuevos subproductos agropecuarios, ya que el avance de la biotecnología ha sido uno de los factores de desarrollo que en la actualidad está dando una amplia expansión de diversos productos, como es el caso del aguacate, añadió Román Morales.

 “En el momento en que deja de ser atractiva la exportación mexicana de aguacate a los Estados Unidos, sea por el ciclo del producto mismo, sea por el precio, sea por la competencia de algún extranjero, entonces es posible que el aguacate se dedique más hacia el mercado nacional y menos hacia el mercado extranjero. Entonces, finalmente estamos hablando de un producto que tiene una enorme volatilidad en función, no de lo que pase con el mercado mexicano, sino de qué es lo que pase con el mercado internacional”.

Algunos pobladores de Colotlán que con frecuencia consumen aguacate, atribuyen a la exportación al alza frecuente del producto.

-¿A qué cree que se deban los continuos cambios del precio del aguacate?

-“Pues yo he escuchado que en su mayoría se debe a que se exporta demasiado y por consiguiente queda poco aquí y pues lo venden más caro”.

-“Yo creo que porque ya se está exportando ahorita y antes no pasaba esto”.

-“Por los cambios, son a medidas de lo que en la exportación y del tratado de libre comercio que no se han dado completamente en razón”.

-“Yo creo que a veces es por el clima, a lo mejor porque está muy lluvioso, se pudre, a lo mejor pude ser también por la plaga que le llegue a los árboles y esto no deje que el árbol se desarrolle como es y los aguacates pueden caerse”.

-“No es algo que yo esté muy enterado al respecto”.

¿Por qué? No consumo mucho aguacate

El entrevistado hace énfasis en la importancia de que los consumidores compremos productos de los agricultores de la región y ayudemos a contribuir a la economía local, ya que es la mejor manera de erradicar el continuo cambio de precio de algunos productos, añadió.

“Si de alguien deberíamos de tomar ejemplo es de los productores locales, de los productores orgánicos, de los productores que generan una amplia diversidad de productos en pequeña escala, como lo hacen los grupos indígenas, como lo hacen muchos minifundistas, como lo hacen todavía algunos ejidatarios y comuneros, de tal manera que podamos garantizar, por un lado biodiversidad, que es la que justamente nos permitiría más subproductos por desarrollos tecnológicos a mediano y largo plazo; nos permitiría un mayor auto sustento de nuestras propias necesidades, nos permitiría un mejor cuidado de tierras y aguas y nos permitiría un sustento agrícola para pequeñas unidades productivas y no solo para grandes explotaciones empresariales”.

Es importante apoyarnos en la tecnología para generar más productividad, sin destruir la lógica de las comunidades agrícolas locales y de los pequeños productores.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here