Las medidas de prevención también han sido tomadas por los comerciantes de los kiosquitos del Centro Histórico de Zapotlán el Grande, quienes ahora utilizan cubre bocas y tienen a la disposición del cliente gel anti-bacterial y el servicio para llevar, pero a pesar de eso, sus ventas han disminuido en un 50 por ciento, señalan los comerciantes.

Incluso algunos comerciantes de los kioskos han decido cerrar por las tardes debido a la poca afluencia de gente.

Dentro de las dinámicas de prevención, los comerciantes han optado por quitar los bancos en sus puestos y así evitar multitudes y el consumo en el comercio, pero esta medida no ha sido recibida de manera positiva por algunos clientes, expresan los comerciantes.

De igual manera los comercios del Mercado Paulino Navarro se han visto afectados por la baja afluencia de gente, dando como resultado la disminución de un 50 a 60 por ciento de sus ventas.

Por Marisol Chávez

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here