acuerdo Villas Panamericanas
Fotografía: Rafael Hernández
Zapopan, Jalisco.

Las Villas Panamericanas podrán ser habitadas. Pero bajo ciertas condiciones. Alejandro Cárdenas, representante del Parlamento de Colonias, indicó que fue a través de un convenio realizado ante el Instituto de Justicia Alternativa (IJA) de Jalisco como lograron acordar cosas trascendentales para el respeto del Área Natural Protegida.

Entre los acuerdos se dejó fuera del proyecto a urbanizar cuatro hectáreas de terreno que corresponden a la zona del Bosque La Primavera.

Asimismo, el Grupo Corey, se comprometió a realizar un sistema de monitoreo del agua y el subsuelo, algo que no se tiene en ningún otro punto de Jalisco.

En tanto, Alejandro Cárdenas dijo también que el Grupo Corey, se comprometió a respetar los 56 puntos marcados por la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (SEMADET) del Gobierno de Jalisco para respetar las zonas de fragilidad ambiental.

Lo anterior significa que será creada una organización en la que estarán las universidades públicas y privadas, sociedad civil y asociaciones ambientalistas monitoreando constantemente desde el sitio la calidad del agua y el subsuelo pues se trata de la zona de escurrimiento e infiltración más importante de la ciudad.

Por su parte, Gerardo Huerta, representante de Grupo Corey dijo que habrá total respeto a la sustentabilidad con la puesta en marcha de plantas de tratamiento de agua para que no se repitan errores del pasado y garantizar así el equilibrio ecológico.

En tanto, Roberto Monarque, abogado de Grupo Corey dejó en claro que al cumplirse con todos los requerimientos y sobre todo al bajar a sólo 100 habitantes por hectárea, el alcalde de Zapopan, Pablo Lemus Navarro no tendrá ya pretexto para no dar la habitabilidad a las Villas Panamericanas, en caso contrario, acudirían a la vía del amparo.

En el anuncio de este acuerdo entre las partes, estuvo también presente Salvador Cosío Gaona, presidente de Conciencia Cívica, quien aprovechó el momento para dejar en claro que fue mentira todo aquello de lo que le acusaron, que nunca trato de sacar ventaja del juicio de amparo que tramitó para frenar la habitabilidad de las Villas, así como tampoco conocer al presidente del Grupo Corey, al que según las denuncias públicas que se habían dado en su contra, trato supuestamente de extorsionar.

Finalmente, Manuel Villagómez, representante de la Fundación Cuenca Lerma – Chapala – Santiago, otro de los activistas implicados en el asunto, reconoció las bondades de haber llegado a un acuerdo que beneficie en realidad a todos los habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Tras casi 10 años de pugna por la defensa de El Bajío, en Zapopan, donde están ubicadas las Villas Panamericanas, ambas partes se desisten de los procedimientos en su contra, es decir, los activistas retirarán los juicios de amparo que impedían la habitabilidad de las Villas Panamericanas, y el Grupo Corey las denuncias contra los ambientalistas.