Como parte de las fiestas de Santiago Apóstol en Tonalá, niños, niñas, adolescentes y adultos  muestran  valentía y resistencia a través de la recreación de la llamada “jugada” o “corrida” de los Tastoanes.

Una tradición que recrea la batalla histórica entre el ejército español contra los tres grupos rebeldes que desobedecieron la orden de la monarca tonalteca, Cihuapilli Tzapot Cinitli de recibir a los visitantes en paz en el año de 1530.

Una cultura indígena que no es nada fácil, madres de familia veían como sus pequeños hijos eran azotados por quien representa el patrono de Tonalá. Adela Gutiérrez, madre de familia platicó cómo se preparó su hijo de 13 años.

Cada 25 de julio, día del Santo Santiago Apóstol, la danza de los Tastoanes revive la historia y tradición en la Plaza de Cihualpilli y en el Cerro de la Reina.

El ritual inicia con la entrada de los personajes centrales de la danza: Santiago -entra montado en un caballo blanco-, quien representa a los conquistadores y somete a los nativos, la reina Cihualpilli y los Reyes que encarnan a los Tlatoanis tonaltecas acompañado por el dueto de chirimía y tambor.

Una vez que se ubican en el toldo blanco que simboliza el palacio de la reina, empieza “La remasca”, que consiste en la entrada en tropel de los Tastoanes ejecutando maromas, gritos, jugando con los espectadores.

Uno de los elementos de la jugada son los fragmentos en lengua nahuat y el castellano.

Posteriormente da paso a la llamada cueriza o azotes con una vara de quienes representan al Apóstol Santiago.

La danza de los Tastoanes tiene una función ritual,  recuperada hace 98 años, pasada de generación en generación, los participantes experimentan la danza como una iniciación, otros como, un ofrecimiento, un voto o una promesa al Apóstol Santiago.

La  festividad de Santo Santiago, patrón del pueblo tonalteca se realiza del 16 al 25 de julio, concluye con la premiación de máscaras Tastoanes.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here