Hollywood, Estados Unidos 

“La La Land” celebra a Hollywood, y todo indica que Hollywood lo premiará: el tributo a la época de oro de los musicales estadounidenses es favorito en la ceremonia de los Óscar de este domingo.

Las primeras celebridades comenzaban a pasar por la alfombra roja del teatro Dolby, protegido con un toldo contra la lluvia, un par de horas antes del evento, que arranca a las 17H30 locales y a lo largo de tres horas develará cuántas de las 14 nominaciones obtiene la cinta del joven director Damien Chazelle.

Pero también promete ser la tribuna propicia, con sus cerca de 40 millones de telespectadores en Estados Unidos, para hablar contra el presidente estadounidense Donald Trump y para intentar corregir la polémica racial que ensombreció las últimas dos ediciones.

La política debe estar presente desde el comienzo de la gala con el monólogo del anfitrión Jimmy Kimmel y luego en los discursos. El director iraní nominado Asghar Farhadi no asistirá a la gala en protesta a la orden de Trump contra inmigrantes musulmanes.

El fin de semana de los Óscar, los directores nominados por mejor cinta de habla no inglesa condenaron el “clima de fanatismo y nacionalismo” en Estados Unidos, mientras los Cascos Blancos sirios, célebres socorristas en las zonas rebeldes de Siria, no asistirán por los bombardeos y problemas con su pasaporte.

Una manifestación contra el presidente se realizó el sábado en Beverly Hills, y unas 10 mil personas se congregaron el domingo para una proyección de “El viajante” en Londres en apoyo a Farhadi. 

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here