La primera comedia del director Alejandro González Iñárritu, Birdman, fue este domingo la gran triunfadora de los Óscar al ser coronada como la Mejor Película y recibir otros tres galardones, en unos premios que avalaron por segundo año consecutivo el talento de un cineasta mexicano.

“Finalmente solo quiero tomarme un segundo para dedicar este premio a mis compañeros mexicanos: los que viven en México, ruego porque podamos encontrar y construir el gobierno que merecemos, y a aquellos que vivimos en este país, quienes somos parte de la última generación de inmigrantes en este país, espero que podamos ser tratados con la misma dignidad y respeto que aquellos que llegaron antes y construyeron esta increíble nación de inmigrantes” dijo el cineasta mexicano al recoger el Óscar a Mejor Película por Birdman.

“El gran hotel Budapest”, de Wes Anderson, también se fue a casa con cuatro galardones, todos técnicos, y “Boyhood”, la otra gran favorita de esta edición, se tuvo que conformar con solo la estatuilla a Mejor actriz, para Patricia Arquette, de las seis a las que optaba. 

De su lado, “Whiplash” obtuvo tres premios, mientras que “Francotirador”, “The Imitation Game” y “Teoría del todo” lograron uno.

Iñárritu, de 51 años, fascinó al público de todo el mundo con la trepidante historia de un veterano actor -interpretado por Michael Keaton- que intenta recuperar su fama haciendo una obra de teatro en Broadway, en una metáfora sobre cómo el ser humano debe enfrentarse a su ego y sus frustraciones.

La historia le convirtió además en el mejor director, repitiendo el éxito de su amigo y compatriota Alfonso Cuarón con “Gravedad”, y le valió el premio al guión original que compartió con Alexander Dinelaris y los argentinos Armando Bo y Nicolás Giacobone.

“Detrás de esta película hay verdaderos héroes, pero la idea era realmente loca. Un guión sobre un hombre de mediana edad, cruzado de piernas, no podía ir a ningún lado y aquí estamos”, afirmó emocionado sobre el escenario.

Luego, hablando sobre el proceso creativo de la película, comentó: “No entiendo cómo hice lo que hice. El miedo es el condón de la vida. No te permite hacer cosas”.

El director de fotografía mexicano Emmanuel Lubezki también recibió un Óscar, el segundo de su carrera, por aportar su genialidad a la película, convirtiéndola en lo que parece ser un único plano secuencia. 

 

PESPECTIVAS

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here