Berlín, Alemania.

Tras un largo período de crisis, el mercado alemán de la música creció en 2016 por cuarto año consecutivo, según informó la asociación que representa los intereses de la industria discográfica alemana BVMI (por sus siglas en alemán).

El volumen total de ventas del sector señaló un incremento del tres por ciento el año pasado, alcanzando los 1.590 millones de euros. Esta cifra superó incluso las estimaciones de la misma asociación, que en enero esperaba un plus de 2,4 por ciento.

Los servicios de transmisión digital de música (streaming) denotaron el mayor incremento (72,7 por ciento), logrando una participación en el mercado del 24,1 por ciento. Las ventas de CDs retrocedieron un 8,9 por ciento, pero continúan significando el 53,8 por ciento del volumen de ventas, mientras que las descargas (downloads) siguen perdiendo importancia (menos 19,4 por ciento, 12,2 cuota de mercado).

Continúa, sin embargo, la historia de éxito del viejo disco. Con un plus de 40,1 por ciento, los vinilos lograron una participación en el mercado de un 4,4 por ciento y ascendieron al cuarto lugar de la escala general, aun por delante de los DVDs de música y los vídeos Blu-ray.

En total se generaron 62,1 por ciento del volumen de ventas con productos físicos y 37,9 por ciento mediante el comercio digital.

Florian Drücke, directivo de BVMI, ilustró el rasante crecimiento del streaming con la cantidad de títulos musicales escuchados mediante estos servicios contabilizados en las semanas tomadas como parámetro a final de año.

“En 2012 fueron 99 millones (de títulos), en 2016 ya 906 millones, diez veces más”, apuntó.

“Cuatro años consecutivos de crecimiento muestran que la transformación digital del mercado alemán de la música se desarrolla en forma positiva”, agrega Dieter Gorny, presidente de la junta directiva de la asociación.