Frontera
Fotografía: Eduardo Jaramillo Castro - AFP
Ciudad de México, México.

El líder izquierdista francés Jean-Luc Mélenchon visitó Tijuana, vecina con Estados Unidos, donde calificó la valla fronteriza entre ambos países erigida por Washington como “el símbolo de la violencia del imperio”.

Mélenchon se reunió la noche del lunes con militantes del oficialista partido Morena  y funcionarios electos, ante quienes recordó que antaño sólo existía el muro de Berlín en Alemania, donde los “seres humanos se jugaban” la vida para obtener “la libertad”.

Cuando cayó el de Berlín “se levantaron 75 muros, como forma de expresión de que en este mundo circulan libremente las mercancías, pero no los seres humanos“, expresó.

Mélenchon, líder de Francia Insumisa y candidato en las últimas presidenciales francesas, calificó de “bárbaro” y “estúpido” construir una barda que divida naciones, sobre todo cuando los gobiernos piensan “que la gente no va a pasar”.

“Van a pasar, sea muriendo o sufriendo. Pero pasarán”

dijo al subrayar que a los migrantes se les debe integrar a la sociedad, darles un trato humano y fraternal, y nunca asustar a una comunidad por su llegada.

El político reclamó que se deje de detener a menores migrantes y recordó que en Francia encarcelaron a un menor 90 días. “Los gringos hicieron lo mismo y hay chicos que no han visto a sus padres desde hace un año, ¡eso no lo soportamos!”, espetó el político, quien domina el español.

El izquierdista francés decidió visitar Tijuana, convertido en uno de los epicentros de la problemática migratoria que se ha recrudecido en los últimos meses, con oleadas de indocumentados, en su mayoría centroamericanos, que han cruzado México con la esperanza de llegar a Estados Unidos escapando de la pobreza y la violencia en su país.

Esta crisis migratoria ha tensado las relaciones de México con Estados Unidos, que exige detener esta oleada de migrantes.

Luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazara con gravar importaciones mexicanas, el 7 de junio ambos países alcanzaron un acuerdo por el que México se comprometió a controlar este flujo de migrantes.

Miles de guardias nacionales y militares han sido desplegados en las fronteras sur y norte de México, con lo que, según la cancillería, la migración ha disminuido 30%.

En una primera evaluación entre ambas partes, Estados Unidos reconoció que el flujo de migrantes indocumentados ha disminuido pero que aún falta por hacer. En 45 días se realizará otra valoración.