La gestión de los gobiernos municipales, estatales y federales mexicanos es obsoleta, ineficiente y limitada, debido a que el periodo de gobierno de sólo tres años es un lapso muy corto, agudizado por la imposibilidad de reelección inmediata tanto del presidente municipal como de los regidores y los síndicos.
Cada tres años se constituye un “nuevo ayuntamiento” con una curva de aprendizaje que puede extenderse a todo el primer año. Además se acentúa el problema por la distancia que hay entre los políticos y los ciudadanos, por la inexistencia de sistemas intermunicipales que trabajen en conjunto para mejorar los servicios que incrementen la calidad vida de la población y porque los políticos solo tienen lealtad a su partido y no a la gente de a pie, dijo Pablo Rojo, coordinador académico del centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), al presentar esta mañana la edición 2012 del Premio llamado Gobierno y Gestión Local.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here