Refineria PDVSA
Fotografía: AFP
Washington, EEUU.

Estados Unidos renovó el sábado y hasta el próximo 22 de abril la autorización a cinco petroleras estadounidenses, entre éstas Chevron, para operar en Venezuela pese a las sanciones a la compañía estatal venezolana Petróleos de Venezuela (PDVSA).

El Departamento del Tesoro estadounidense informó de que la medida beneficia también a las compañías Halliburton, Schlumberger, Baker Hughes, Weatherford International.

Hace un año, el gobierno de Donald Trump impuso sanciones a la petrolera estatal venezolana en su campaña de presión contra el mandatario de Venezuela Nicolás Maduro para que cediera el poder al dirigente opositor Juan Guaidó, reconocido por Washington y más de medio centenar de naciones como gobernante legítimo del país.

En consecuencia PDVSA, que gestiona la principal fuente de ingresos de Venezuela, tiene bloqueados todos sus activos bajo jurisdicción estadounidense.

Licencias termporales

No obstante, EEUU ha emitido licencias especiales para que algunas compañías energéticas estadounidenses continúen sus operaciones de manera temporal.

El respiro otorgado por el Tesoro estadounidense inicialmente se extendería hasta el 22 de enero. Pero según un documento publicado la noche del viernes, la agencia que administra las sanciones del Tesoro de los Estados Unidos, la OFAC, lo extendió hasta el 22 de abril.

Chevron es la única gran petrolera estadounidense que se mantiene en Venezuela, donde cuenta con 8 mil empleados.

ExxonMobil y ConocoPhillips abandonaron hace años Venezuela, país que cuenta con las mayores reservas petroleras del mundo, tras la nacionalización del sector decretada por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.

Estados Unidos fue el primer país del mundo en reconocer el año pasado a Juan Guaidó, como presidente interino y, desde entonces, ha decretado sanciones económicas a altos cargos del gobierno de Maduro.