Fotografía; Xinhua
Davos, Suiza.

El presidente estadounidense, Donald Trump, exige una reducción “importante” de la violencia imputada a los talibanes antes de iniciar conversacionessignificativas” sobre el futuro del país, indicó el miércoles en Davos a su homólogo afgano, Ashraf Ghani, según un comunicado de la Casa Blanca.

Durante su entrevista, al margen del Foro Económico Mundial, “el presidente Trump reiteró la necesidad de una reducción importante y duradera de la violencia [ejercida] por los talibanes, lo que facilitaría negociaciones significativas para el futuro de Afganistán”, indicó la Casa Blanca.

Estados Unidos lleva semanas pidiendo una reducción de la violencia, presentándola como una condición antes de todo avance serio de las negociaciones sobre un acuerdo que permita que las tropas estadounidenses comiencen a abandonar Afganistán.

Washington quiere de parte de los talibanes el compromiso de que no darán refugio ni prestarán ayuda a grupos yihadistas, mientras que los rebeldes aspiran a que Washington abandone totalmente el país.

Los talibanes están dispuestos a reducir la violencia en Afganistán antes de firmar a finales de enero un acuerdo para la retirada de las tropas estadounidenses, afirmó el pasado fin de semana a la prensa uno de sus voceros.

Las dos partes habían estado negociando el acuerdo durante un año y estaban a punto de anunciarlo en septiembre de 2019 cuando Trump declaró abruptamente el proceso “muerto“, tras ataques talibanes.

El mismo escenario volvió a repetirse en diciembre, en Catar, donde se han producido numerosas rondas de negociación.

Poco después de un ataque reivindicado por los rebeldes contra la base de Bagram, controlada por los estadounidenses, las conversaciones fueron interrumpidas de nuevo.