Ciudad de México, México.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó el lunes que el 59% de la población que participó en una consulta popular sobre la conclusión de la construcción de una termoeléctrica en Morelos, apoyó el proyecto, que tiene un costo de 1,310 millones de dólares.

La consulta se llevó a cabo en los estados de Morelos, Tlaxaca y Puebla, por donde pasará el gasoducto que alimenta a la planta, después de que el miércoles fue asesinado en esa región Samir Flores, un activista que se oponía a la instalación de la generadora de energía.

Un total de 33 mil 174 personas se pronunciaron por el sí, mientras que 22 mil 355 rechazaron la termoeléctrica de un total de 55 mil 715 participantes, en tanto que 186 anularon su voto, se detalló en la cotidiana conferencia de prensa del mandatario.

“Vamos todavía a resolver asuntos legales porque hay interpuestos amparos (contra la termoeléctrica) y tenemos que esperar que las autoridades resuelvan”, dijo López Obrador.

Algunas casillas fueron robadas y quemadas entre el sábado y el domingo, pero fueron reinstaladas.

Hubo algunos incidentes pero afortunadamente estuvieron muy focalizados”, expuso en la conferencia Diana Álvarez, subsecretaria de Desarrollo Democrático de la secretaría de Gobernación.

Durante años activistas de la zona se han opuesto a que se concluya la construcción de la planta termoeléctrica La Huesca, en Yecapixtla, Morelos, de la CFE, porque consideran que el impacto ambiental y el riesgo por tratarse de una zona volcánica son muy altos.

López Obrador ha recurrido a las consultas populares para tomar decisiones polémicas, como la cancelación de un nuevo aeropuerto internacional para la Ciudad de México efectuada por su partido y organizaciones afines y que fue criticada por registrar irregularidades.