calor República Dominicana
Fotografía referencial. Créditos: EFE
Santo Domingo, República Dominicana.

Localidades dominicanas como Río San Juan (noreste) y Loma de Cabrera (noroeste) superaron en junio sus valores extremos de temperaturas máximas, de hasta 39 grados, mientras las autoridades esperan un julio extremadamente caluroso por lo que piden a la población adoptar medidas al respecto.

El termómetro alcanzó los 39,2 grados este fin de semana en Río San Juan y los 38,3 en Loma de Cabrera, muy por encima de junio de 2018 cuando se ubicó en los 37 grados, explicó a Efe la directora de la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet), Gloria Ceballos.

En el resto del país, dijo, las temperaturas en junio de este año oscilaron entre los 35 y 37 grados, mientras que la sensación térmica superó los 43 grados.

Julio será igualmente caluroso y para los primeros días la Onamet pronostica temperaturas por encima de los 35 grados en la mayoría de las provincias, pudiendo alcanzar valores por encima de los 37 grados en algunas zonas del norte y el suroeste.

El calor se debe a la combinación de mucha radiación solar, polvo africano y a la época del año, disminuyendo a su máximo las precipitaciones, por lo que solo se esperan algunos chubascos con aisladas tronadas en algunos puntos del país, según la Onamet.

La situación podría empeorar a partir del aumento y desplazamiento del polvo del Sahara, que limita las lluvias y eleva las temperaturas, según explicó Ceballos.

Las autoridades confían en una disminución del sofocante calor entre agosto y septiembre, el período crítico de la temporada de huracanes del Atlántico, que va del 1 de junio al 30 de noviembre.

Ante este panorama, la Onamet recomienda a la población ingerir suficientes líquidos, vestir con ropas ligera, preferiblemente de colores claros, y no exponerse por tiempo prolongado a la radiación solar entre las 11:00 y las 16:00 horas.

Las altas temperaturas de este año en el país coinciden con el aumento de los cortes del suministro eléctrico, atribuido por las autoridades del sector a la salida del sistema de varias plantas y a un incremento en la demanda, precisamente, por el calor.