VÍDEO | Tablas ecológicas de surf sobre la ola del reciclaje en Brasil

0
272
Vídeo: AFP
Garopaba, Brasil.

“Una gota de agua en el océano”. Reciclando botellas de plástico para fabricar tablas de surf, la brasileña Carolina Scorsin intenta a su manera luchar contra la contaminación en las playas de su país.

Con su marido, Jairo Lumertz, exsurfista profesional, esta mujer de 37 años fundó hace dos años el proyecto Prancha Ecologica (tabla ecológica).

Además de recuperar residuos esparcidos sobre la playa de Garopaba, en el estado sureño de Santa Catarina, la pareja recorre escuelas para explicar a los niños cuán importante es preservar el medio ambiente.

“Con nuestras tablas ecológicas, queremos abrir la mente para que en su momento puedan encontrar soluciones para reciclar los residuos”, explicó Jairo, de 43 años, antes de hacer una demostración ante una clase el miércoles, día mundial del reciclaje.

El proceso de fabricación es simple: las botellas de dos litros, algunas de las cuales se cortan, se ensamblan unos sobre otras y se forman así varias filas que luego se fijan sobre una estructura de madera.

Esas tablas permiten a familias pobres surfear sobre un material mucho más accesible que las carísimas tablas fabricadas en ese lucrativo mercado, impulsado por los excelentes resultados de los surfistas brasileños en los últimos campeonatos del mundo.

Gabriel Medina ganó el primer título de Brasil en 2014 y Adriano de Souza siguió sus pasos al año siguiente.

– “Construir un mundo mejor” –

Pero las tablas hechas a base de botellas también pueden ser adaptadas para practicar otros deportes náuticos, con variantes del Wake Board y del Stand up paddle.

“Es algo que se puede empezar a hacer en casa separando los residuos. La tabla hecha con botellas demuestra que el plástico puede tener un gran valor. Se lo puede reutilizar”, explica Jairo a los niños que lo escuchan.

Brasil es un gran productor de residuos, con un promedio de 385 kilos por persona por año. Solamente 15% de la población tiene acceso al reciclaje.

En las pequeñas ciudades costeras, la polución se multiplica por diez a causa de la falta de sensibilización y de responsabilidad de los organismos públicos.

“Esta gota de agua en el océano puede hacer la diferencia si la gente se compromete y comprende que es posible construir un mundo mejor”, dice Carolina.

Cuando el surf dé sus primeros pasos como deporte olímpico en los Juegos de Tokio 2022, sus valores de respeto a la naturaleza se propagan gracias a iniciativas como la de la pareja de surfistas de Garopaba con la simple ayuda de botellas de plástico.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here