redes móviles India
Fotografía: Money Sharma - AFP
Nueva Delhi, India.

Las redes de telefonía móvil fueron suspendidas este jueves en partes de la capital india, donde las autoridades prohibieron las grandes manifestaciones anunciadas contra una controvertida ley sobre la ciudadanía, anunciaron operadores a la AFP.

Dos grandes operadores telefónicos en India, Airtel y Vodafone, confirmaron que sus servicios estaban cortados en los barrios del centro de la capital.

“El gobierno ha emitido una directiva pidiéndonos que restrinjamos los servicios de telefonía móvil en algunos lugares de Delhi”, declaró a la AFP un responsable de Vodafone India.

Habitantes de Delhi y manifestantes habían afirmado previamente de dificultades para hacer llamadas, enviar mensajes o conectarse a internet desde su teléfono móvil.

Además, este jueves las autoridades indias prohibieron cualquier manifestación en varias partes del país, tras llamadas a una nueva jornada nacional de protestas, que se prolongan desde hace más de una semana.

La sección 144 del código de procedimientos penales, que prohíbe toda manifestación de al menos cuatro personas, entró el jueves en vigor en varios barrios de Delhi, Hyderabad, Chennai, así como en las grandes ciudades de Bangalore, Ahmedabad y Mangalore en su totalidad.

La disposición vale igualmente para la totalidad del gran estado de Uttar Pradesh, el más poblado de India con más de 200 millones de personas, y para varios estados del noreste, donde las protestas causaron seis muertos la semana pasada.

Estos movimientos de protestas, principalmente organizados por miembros de la comunidad musulmana, que supone el 14% de los mil 300 millones de indios, es uno de los más importantes a los que ha tenido que enfrentarse el gobierno nacionalista hindú del primer ministro Narendra Modi desde su llegada al poder en 2014.

Votada la semana pasada por el Parlamento indio, la nueva ley sobre ciudadanía en el origen de estas protestas facilita la concesión de la ciudadanía india a los refugiados de Afganistán, Bangladés y Pakistán, pero con la condición de que no sean musulmanes.

Quienes se oponen a la ley, la consideran discriminatoria y contraria a la constitución india.