Pemex
Fotografía: El Financiero
Ciudad de México, México.

Una jueza suspendió la orden de captura contra Emilio Lozoya, exdirector de Pemex e investigado por presunto manejo de recursos ilícitos, en tanto se resuelve un recurso legal presentado por su defensa, informó este miércoles el poder judicial.

Lozoya, quien dirigió Pemex de 2012 a 2016 y fue uno de los más cercanos colaboradores del expresidente Enrique Peña Nieto, enfrentaba desde hace más de una semana una orden de captura en el marco de una investigación que realiza la fiscalía general mexicana.

“La jueza octava de distrito de amparo en materia penal de la Ciudad de México concedió la suspensión definitiva al señor Emilio Lozoya para que no se ejecute, hasta que se resuelva, el juicio de amparo, la orden de aprehensión en su contra”, informó un comunicado del poder judicial mexicano.

Ya el 29 de mayo pasado la defensa había obtenido una suspensión provisional de la orden de captura.

La jueza consideró que el exfuncionario no habría incurrido en un delito grave que “amerite prisión preventiva oficiosa”. El amparo es un recurso de las leyes mexicanas que permite a un particular garantizar sus derechos fundamentales ante acciones la autoridad.

El fiscal general mexicano, Alejandro Gertz, informó la semana pasada que Lozoya es investigado por el presunto “uso ilegal de fondos que vienen de una situación que no es legítima”.

Esta suspensión de la orden de captura beneficia a Lozoya sólo en esta investigación, misma que seguirá su curso.

La fiscalía no ha brindado mayores detalles pero la prensa local sostiene que Lozoya estaría directamente involucrado en la compra por parte de Pemex de una vetusta planta siderúrgica a un costo de 500 millones de dólares, considerado un precio excesivo en vista del mal estado según expertos y el actual gobierno.

Con parte de esos recursos, que habrían pasado por distintas cuentas bancarias, Lozoya habría adquirido una lujosa residencia.

Alonso Encira, directivo de Altos Hornos de México y que vendió la planta a Pemex, fue detenido el 28 de mayo en el aeropuerto de Palma de Mallorca, España.

Lozoya renunció a Pemex, la mayor empresa pública de México, sumida en severos problemas financieros, en medio de señalamientos de que habría recibido sobornos millonarios de la firma brasileña Odebrecht, que habrían sido destinados a la campaña que llevó a Peña Nieto a la presidencia. El exfuncionario rechazó las acusaciones.

Lozoya es el primer exfuncionario de alto nivel que es investigado por el gobierno del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien asumió la presidencia con el compromiso de erradicar la corrupción en México.