García Luna
Fotografía: EFE/ Mario Guzmán /Archivo
Nueva York, Estados Unidos. 

La audiencia prevista para este miércoles en el caso del exsecretario de Seguridad de México Genaro García Luna, acusado de narcotráfico en Estados Unidos, fue suspendida temporalmente por el juez después de que periodistas que estaban conectados a la sesión por vía telefónica ignorasen sus llamamientos a silenciar sus aparatos.

El magistrado Brian Cogan rogó repetidamente a todas las personas presentes en la llamada que se callasen o pusiesen sus teléfonos en silencio, pero no tuvo éxito y decidió posponer la audiencia.

Inicialmente Cogan señaló que la sesión se llevaría a cabo en una fecha por determinar, pero al final decidió retomarla aproximadamente media hora más tarde.

La cita judicial en una corte federal de Nueva York se llevaba a cabo por video como consecuencia del coronavirus y se había permitido a la prensa escuchar el proceso a través de un número de teléfono.

Sin embargo, desde el arranque se podía oír de fondo a personas que hablaban en español e incluso el sonido de una radio o televisión, que hacían casi imposible escuchar al juez y al resto de partes.

Cogan pidió durante varios minutos a todos los participantes que guardasen silencio y luego trató de que la Secretaría de la corte silenciase a todos los periodistas, pero sin lograrlo, por lo que decidió poner fin a la audiencia.

Aproximadamente media hora después, el juez decidió retomar la sesión, aparentemente tras haber conseguido que se silenciase a todas las personas no esenciales de la llamada.

García Luna fue arrestado el pasado diciembre en Dallas (Texas) y acusado de narcotráfico y de aceptar sobornos de Joaquín “El Chapo” Guzmán, líder del cartel de Sinaloa, mientras era el encargado de seguridad nacional en México bajo la presidencia de Felipe Calderón, lo que habría permitido el envío de toneladas de cocaína y otras drogas a Estados Unidos.