explosión de camión con gas en Lima
Fotografía: Stringer - AFP
Lima, Perú.

La explosión de un camión cisterna cargado con gas licuado en Lima, ocurrida la semana pasada, causó la muerte de un niño de 13 años que sufrió extensas quemaduras debido a ese accidente, elevando a 17 el saldo de muertos, informó este miércoles el Ministerio de Salud.

“Se elevó a 17 la cifra de fallecidos de la explosión del camión en Villa El Salvador”, un distrito del sur de la capital peruana, el pasado jueves, indica un comunicado del ministerio.

La nueva víctima mortal es un niño de 13 años que estaba entre el medio centenar de personas que sufrieron quemaduras por la bola de fuego que se propagó velozmente por la calle, muy cerca de la Villa Panamericana de los Juegos de Lima 2019.

El menor tenía quemaduras en 70% del cuerpo.

Por la mañana, el ministerio confirmo el deceso de un hombre de 27 años, lo que había elevado a 16 el saldo de muertos.

De los fallecidos, cinco son niños. Entre los heridos, hay seis menores de edad.

Entidades de salud de Brasil y Estados Unidos enviaron miles de centímetros cuadrados de piel humana a Perú para hacer injertos a los pacientes quemados.

“El implante de piel para un paciente con quemaduras por encima del 60% (del cuerpo) es la única posibilidad para salir adelante”, explicó la doctora René Herrera, jefa del Banco de Tejidos del Instituto Nacional de Salud del Niño.

El accidente se originó por una fuga de gas licuado desde el depósito del camión, cargado con 10 mil litros de combustible, al desprenderse una manguera tras cruzar un montículo reductor de velocidad en el pavimento.

El fuego destruyó varios autos y unas quince casas, hasta que fue apagado por una docena de brigadas de bomberos tres horas después.

La fiscalía acusa al conductor del camión, Luis Guzmán, de 74 años y padre del dueño de la empresa distribuidora de gas, por el delito de homicidio culposo. Sin embargo, siguen las investigaciones en busca de otros eventuales responsables de la tragedia.

El accidente ocurrió temprano en la mañana cuando miles de los 500.000 habitantes de Villa El Salvador, un distrito popular, salían de sus casas rumbo al trabajo.

El jueves de la tragedia murieron dos personas, y en los días subsiguientes las extensas quemaduras provocadas por la explosión han causado la muerte de otras 15 personas.