muertos Camboya
Fotografía: Sub Rethe Kun - AFP
Ciudad de Sihanoukville, Camboya.

Los servicios de rescate hallaron a dos personas milagrosamente vivas entre los escombros del edificio en construcción que se derrumbó el sábado en Camboya, dejando al menos 28 muertos según el último balance.

Los dos hombres fueron extraídos de una pila de cemento y vigas metálicas, se les dio oxígeno y fueron evacuados hacia ambulancias, constató la AFP. En el mismo momento, se retiraron otros tres cadáveres de los escombros.

El primer ministro camboyano, Hun Sen, que había visitado en la madrugada del lunes el lugar del derrumbe, ocurrido en Sihanoukville, una localidad costera destino de importantes inversiones chinas, acababa de regresar cuando los socorristas escucharon el pedido de auxilio de dos hombres.

“No esperamos encontrar más sobrevivientes”, había dicho unas horas antes a la AFP bajo condición de anonimato un soldado que gestionaba las operaciones en los escombros del inmueble de siete plantas, de propiedad china.

En Camboya, uno de los países más pobres de Asía, los accidentes en las obras en construcción son habituales. Pero ante la amplitud del desastre, el gobernador de la provincia Yu Min, renunció este lunes.

Familiares presentes en un hospital de la zona señalaron que se cree que sigue habiendo una decena de personas enterradas entre los restos del edificio, que se derrumbó la madrugada del sábado, mientras decenas de obreros dormían.

“Perdí a mi marido y mi sobrino”, contó a la AFP entre lágrimas Khim Pov, de 47 años. Su hijo, que logró escapar de entre los restos del edificio, estaba siendo tratado por los médicos.

Sihanoukville era una tranquila comunidad de pescadores, pero la explosión de construcciones chinas de los últimos años atrajo a la zona, conocida por sus casinos, a numerosos turistas, lo que generó dudas sobre la velocidad de crecimiento en un país conocido por sus bajos niveles de seguridad.

Tres ciudadanos chinos y un terrateniente camboyano fueron interrogados sobre el incidente, del que el primer ministro responsabilizó a la “falta de cuidado” de la empresa constructora.

La embajada de China en Camboya expresó sus condolencias y respaldó que se realice una “exhaustiva investigación” sobre el papel de los tres chinos y las causas del accidente.

Se calcula que en Camboya hay unos 200 mil trabajadores de la construcción, la mayoría de ellos sin formación que reciben salarios diarios y que no están protegidos por los acuerdos sindicales, según la Organización Internacional del Trabajo.