En la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres fue develado un monumento a la corrupción. El protagonista principal fue el titular de la Auditoria Superior del Estado (ASE) de Jalisco, Alonso Godoy Pelayo, por el cobro indebido de 6.5 millones de pesos y su permanencia en el cargo.
El monumento era una rata gigante gris que media tres metros de largo, más 1.75 metros del pedestal que era de cantera sólida, el cual fue rodeado por huevos gigantes, los cuales traían pegado una fotografía de los diputados locales de la presente y pasada legislatura. Con ello integrantes que se nombran “Plan B”, buscaron evidenciar su falta de seriedad y claridad en el manejo de los recursos públicos y autorizar la permanencia del auditor.

Equipo Editorial
Equipo Editorial

Últimas noticas de Equipo Editorial (ver todos)

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here