Tepalcatepec
Fotografía referencial: EFE
Morelia, Michoacán.

Cientos de personas afines al narcotraficante mexicano Juan José Farías Álvarez “El Abuelo Farías”, marcharon este jueves en oposición al intento de irrupción de sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en su zona del estado de Michoacán.

La movilización se registró la tarde del jueves en la alcaldía del municipio de Tepalcatepec, zona donde opera “El Abuelo Farías”, un exsocio de Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, líder del CJNG y considerado como el traficante más buscado de México y Estados Unidos, dijo a Efe una fuente de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán (SSP), .

La marcha fue conformada por alrededor de 2 mil personas, quienes vestían playeras blancas.

De acuerdo con informaciones oficiales, la protesta estuvo encabezada por Juana Reyes Cervantes conocida como “La Comandante Juanita”, una antigua dirigente de los civiles grupos de autodefensa que se levantaron en armas en 2013 y relacionada con “El Abuelo Farías”.

El gobierno del estado de Michoacán, a cargo del izquierdista Silvano Aureoles Conejo, reiteró que “El Abuelo Farías” cuenta desde hace varios años con el respaldo social de la población en Tepalcatepec, un municipio ubicado en la zona limítrofe con el estado de Jalisco.

Apenas el pasado viernes, un comando de sicarios del CJNG se enfrentó por varias horas con gatilleros de “El Abuelo”, dejando como saldo un total de nueve muertos en un lugar cercano a esta región.

Aureoles Conejo también ha acusado al alcalde de Tepalcatepec Felipe Martínez Pérez de haber sido impuesto por “El Abuelo” en las pasadas elecciones del 2018, a través de una candidatura del Partido revolucionario Institucional (PRI), el partido del ex presidente Enrique Peña Nieto.

El mandatario michoacano también acusó a Martínez Pérez de negarse, en diversas ocasiones, a firmar un convenio de colaboración para que la Secretaría de Seguridad Pública del Estado se encargue de las actividades de prevención y combate a la delincuencia.

El pasado mes de mayo el Gobierno mexicano anunció el envío de efectivos policiales y militares para reforzar la seguridad en Michoacán, un estado donde son recurrentes los asesinatos y otros hechos de violencia vinculada al crimen organizado.