Confirma el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Felipe de Jesús Álvarez Cibrián, que sí hay evidencias de que fueron policías estatales los que irrumpieron en el domicilio del papá de uno de los tres reos que se fugaron en diciembre pasado del penal de Puente Grande, y quien falleció según la autopsia por golpes que le dieron los agentes policiacos. En rueda de prensa, El ombudsman jalisciense dijo que sin embargo falta determinar la causa de muerte del papá del reo, pues hay diferencias en los documentos de la autopsia y el acta de defunción. La autopsia señala que murió por golpes y el acta de defunción por un paro cardiaco.

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here