Para contar con las evidencias necesarias, adquieren una cámara de video que instalarán en las zonas identificadas como “focos rojos”.