negociaciones paz EEUU y talibanes
Fotografía: AFP
Dohan, Catar.

Estados Unidos y los talibanes llevaban a cabo este domingo en Doha una segunda jornada de negociaciones sobre un acuerdo que ponga fin a 18 años de conflicto en Afganistán.

Estados Unidos, que efectuó una operación militar en Afganistán en 2001 y desalojó a los talibanes del poder, pretende retirar miles de sus soldados de ese país y pasar la página de la costosa guerra.

En contrapartida, busca garantías de que los talibanes renunciarán a cualquier asociación con la red Al Qaida e impedirán que otros grupos yihadistas, como el Estado Islámico, utilicen el territorio afgano como un refugio.

Las conversaciones, que se encuentran en su octava ronda, comenzaron el sábado.

Una fuente de los talibanes dijo que se estaba tratando de organizar un encuentro entre el emisario estadounidense para Afganistán, Zalmay Khalilzady, el cofundador de los talibanes, y el mulá Baradar, que lidera el ala política del movimiento.

Estados Unidos, con ayuda de sus aliados de la OTAN, lanzó una operación militar en Afganistán el 7 de octubre de 2001, menos de un mes después de sufrir los atentados del 11 de septiembre, para atacar a los grupos de Al Qaida y a su líder Osama bin Laden, a los que los talibanes daban refugio.

Expulsados del poder por esta intervención, los talibanes lideran desde entonces una mortífera insurrección en el país.

Solo en el mes de julio hubo mil 500 civiles muertos o heridos, según la misión de la ONU, que consideró “inaceptable” que haya víctimas civiles.

– “Progreso” –

 

Washington espera concluir un acuerdo de paz con los talibanes antes de las elecciones presidenciales afganas del 28 de septiembre, y de las presidenciales en Estados Unidos en 2020.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, que se encuentra de visita en Australia, recordó el domingo la estrategia de su país.

El presidente estadounidense, Donald “Trump dijo claramente que deseaba que elaborásemos una solución diplomática para reducir nuestras fuerzas […] vigilando que Afganistán no vuelva a convertirse en una plataforma desde donde un terrorista pueda atacar Estados Unidos”, declaró a la prensa.

Trump aseguró el viernes que se habían hecho “muchos progresos” en las negociaciones con los insurgentes.

Según el Washington Post, la propuesta de acuerdo que está sobre la mesa prevé reducir el número de soldados estadounidenses en Afganistán de 14 mil a 8 mil.

A cambio, los talibanes respetarían un alto el fuego, romperían lazos con Al Qaida y negociarían con la administración de Kabul.

 

– “Aceptar a las mujeres y sus derechos” –

 

El gobierno afgano formó un equipo de negociadores para realizar negociaciones directas con los talibanes, cuyos diplomáticos esperan llevar a cabo a finales de mes.

Los detalles de estas discusiones no se han anunciado.

Hasta ahora, los talibanes se habían negado a tratar con el gobierno, al que considera ilegítimo, a excepción de una reciente reunión en Doha en la que participaron representantes gubernamentales “a título personal”.

“Queremos una República, no un emirato”, dijo el presidente afgano, Ashraf Ghani, el viernes en Facebook, mientras que los talibanes reiteraron que quieren implantar un emirato islámico como el que establecieron en 1996.

“Las negociaciones serán difíciles y los talibanes deberían saber que ningún afgano es inferior a ellos en términos de religión o de valentía”, agregó.

Todavía quedan por abordar cuestiones difíciles de resolver, como la forma de compartir el poder con los talibanes, el rol de las potencias regionales, como Pakistán e India, y el destino del gobierno del presidente Ghani.

Somaya Mustafa, de 20 años, una habitante de Kabul, señaló que su país precisa desesperadamente de un acuerdo de paz, pero únicamente uno en el que los talibanes “acepten a las mujeres y sus derechos”.

“El país es un desorden completo en estos momentos. Y si esto continua, las mujeres van a sufrir más que cualquiera”, añadió.