La comunidad de campesinos e indígenas de San Pedro Itzicán, que habitan en las faldas del cerro que rodea el Lago de Chapala, están muriendo por enfermedades renales, debido a la contaminación de azufre y arsénico que flota en el lago.
Los principales afectados han sido niños de entre 8 y 10 años que han muerto en los últimos meses. Además, hay 120 personas enfermas con cáncer, choque escéptico y edema pulmonar. Uno de los enfermos es el hijo de Ezequiel Solano Santiago. Este es el testimonio.

[pro_ad_display_adzone id=58758]

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here