Deutsche Bank
Fotografía: DPA
Fráncfort, Alemania.

Impulsadas por rumores sobre planes de una reestructuración a gran escala con recortes masivos de puestos de trabajo, las acciones del Deutsche Bank treparon hoy con fuerza.

Tras el inicio de la actividad bursátil en la Bolsa de Fráncfort, los títulos subieron un 2.6 % hasta los 6.959 euros (7.899 dólares). De este modo se ubicaron muy por encima del DAX, el índice selectivo de Alemania.

El fin de semana, la agencia de noticias Bloomberg y el periódico financiero estadounidense “Wall Street Journal” se hicieron eco de presuntos planes del mayor banco comercial alemán para recortar hasta 20 mil puestos de trabajo, más de una quinta parte de su plantilla actual. Los informes se basan en varias fuentes del banco.

De acuerdo con estas versiones, esta misma semana se espera un anuncio al respecto. El Deutsche Bank lucha desde hace mucho tiempo con problemas en algunas divisiones y está a punto de someterse a una importante reestructuración.

A finales de mayo, Christian Sewing, presidente ejecutivo de Deutsche Bank durante más de un año, anunció nuevos recortes en la asamblea general anual.

La institución crediticia quiere reducir los costes de forma significativa para compensar los bajos ingresos. Los inversores llevan mucho tiempo esperando una mejora de las perspectivas de beneficios del grupo.

La subida de los títulos al principio de la semana podría dar continuidad a la recuperación de la cotización, que registró un mínimo histórico de 5.801 euros a principios de junio. Sin embargo, la acción sigue siendo una de las más débiles del Dax, con ligeras pérdidas a lo largo del año.

El Deutsche Bank lleva años intentando dar solución a varios problemas de peso. Las disputas legales de los tiempos de la crisis financiera de hace diez años lastraron las cuentas del banco con costosos acuerdos y multas que alcanzaron los miles de millones durante años.

Los accionistas se han visto muy perjudicados en los últimos años. Antes del estallido de la crisis financiera en 2007, la acción se cotizaba a más de 90 euros. En los últimos cinco años, los títulos de Deutsche Bank han perdido tres cuartas partes de su valor.

En comparación con sus rivales europeos y estadounidenses, el banco ha perdido mucho terreno en términos de valor de mercado. En el DAX, incluso el procesador de pagos Wirecard vale unos 18 mil millones de euros, unos 4 mil millones más que el mayor banco alemán.