Torotoro Bolivia
Fotografía: Aizar Raldes - AFP
La Paz, Bolivia.

La reserva natural de Torotoro, caracterizada por kilométricas cavernas rupestres y un reservorio de unas 3 mil 500 huellas de dinosaurios, fue certificada por un organismo ligado a la Unesco como principal destino turístico de Bolivia, informó este martes el municipio de esa región, en el corazón del país.

A pesar de su reducido tamaño de 16 mil 570 hectáreas, Torotoro alberga extensas cavernas, lagunas subterráneas, un cementerio con tortugas petrificadas y unas 3 mil 500 huellas de dinosaurio sobre piedra caliza, que conforma el segundo reservorio más grande del país, tras Kal Orcko en Chuquisaca, en el sureste.

La certificación le permite a la reserva “ser parte de la comunidad de destinos (turísticos) Biosphere” a nivel internacional, indicó a la AFP Javier Camacho, director de Turismo del municipio de Torotoro, en el departamento de Potosí.

Las cavernas de Umajalanta (palabra quechua que quiere decir “donde se pierde el agua”) son interminables y apenas se han explorado unos 7 kilómetros de ellas. En sus galerías subterráneas se formaron, además, por millones de años estalagmitas y estalactitas, trozos filosos de carbonato de calcio.

Científicos han encontrado en sus lagunas peces ciegos “bagre”, únicos en el mundo, de hasta 20 centímetros.

En medio de farallones rocosos se hallaron pinturas rupestres, cuyos símbolos de formas geométricas aún no han sido descifrados y hasta una ciudad de piedra formada por la erosión, el viento y, probablemente, el movimiento de agua.

Camacho acotó que “Torotoro es el primer destino turístico de Bolivia que se certifica por la organización Instituto de Turismo Responsable” (ITR), entidad patrocinada por la Unesco y la Organización Mundial de Turismo (OMT).

La certificación, recibida el mes pasado pero divulgada recién, abarca “a todos los atractivos de Torotoro”, acotó el funcionario.

El municipo aguarda, sin embargo, la declaratoria por parte de la Unesco como el primer geoparque del país, una distinción que esperan dispare el turismo.

En el mundo hay cerca de 130 geoparques, que surgieron a principios de la década de 1990 y forman una Red Mundial de Geoparques. Apenas cuatro están en América.

En el municipio en cuyo territorio se encuentra la reserva viven unos 12 mil campesinos herederos del pueblo Charca, sometido por el imperio inca a fines del siglo XV y luego por la colonia española.