central nuclear iraní
La bandera iraní ante la central nuclear de Bouchehr. Créditos: Atta Kenare - AFP
Teherán, Irán.

Un sismo de intensidad 5,1 se registró el viernes en una región del suroeste de Irán, a menos de 50 km de la central nuclear de Buchehr, la única del país, indicaron organismos de vigilancia, que no han informado por ahora de víctimas o daños materiales.

El instituto geológico estadounidense (USGS) informó de que el epicentro del terremoto se registró 45 km al este de la central, que se sitúa en la costa, y a una profundidad de 38 km.

Por su parte, la agencia sismológica iraní calculó la intensidad del terremoto en 4,9 y estableció su profundidad a 10km.

El terremoto se sintió a las 05H23 locales (01H53 GMT) en los campos que rodean la ciudad de Kalameh, según la agencia de prensa Isna, que no informa de daños materiales considerables.

“La carretera que une las ciudades de Ahram y Kalameh está cortada debido a desprendimientos de tierra”, dijo Jahangir Dehghani, director de los servicios de protección civil de la provincia.

central nuclear iraní
Diseño: AFP

Hubo edificios cuyas paredes quedaron fisuradas tras el temblor, pero “no hay casas destruidas”, dijo este responsable.

La central de Bouchehr, que produce mil megavatios, fue construida por Rusia y se terminó oficialmente en 2013. En 2016, empresas rusas e iraníes comenzaron a construir dos reactores de mil megavatios adicionales, que tardarán diez años en estar operativos.

– Preocupación en el Golfo –

Los países del golfo vecinos de Irán no ocultan su preocupación ante los riesgos de fuga radioactiva que podría representar esta central en caso de un terremoto fuerte.

La República Islámica quiere construir 20 centrales nucleares para diversificar sus recursos energéticos y ser menos dependiente de las energías fósiles para saciar su demanda interna de energía.

central nuclear iraní
Una imagen de las obras de construcción del segundo reactor de la central nuclear de Bushehr tomada durante un acto oficial de inicio de los trabajos. Créditos: Atta Kenare – AFP

Pero su programa nuclear está en el centro de una crisis con Estados Unidos, que está convencido de que el objetivo del programa es militar e Irán quiere fabricar el arma nuclear.

Las tensiones entre los dos países aumentaron en mayo de 2018 tras la retirada unilateral de Estados Unidos del acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní, firmado en 2015 entre Teherán y la comunidad internacional (Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania). Desde entonces, Washington impuso sanciones a Teherán que asfixian su economía.

Situado en los confines de varias placas tectónicas y atravesado por varias fallas, Irán es una zona de fuerte actividad sísmica.

En 2017, un terremoto registrado en la provincia de Kermanshah, al oeste, dejó un saldo de 620 muertos. En 2003, otro sismo de intensidad 6,6 en la región de Kerman, al sureste, arrasó la ciudad de Bam y mató a unas 31.000 personas.

En 1990 el país registró el terremoto más cruento de las últimas décadas, de una magnitud de 7,4. En total, 40 mil personas murieron al norte del país y medio millón de iraníes quedaron sin hogar.