Prohibición de alternativas al consumo de nicotina fomenta el mercado negro
Fotografía: EFE
Ciudad de México, México.

La prohibición al consumo de cigarrillos electrónicos, cuya importación fue prohibida esta semana por el Gobierno mexicano, fomenta la búsqueda de alternativas ilícitas no reguladas para menores de edad, la ausencia de los controles de calidad y la reducción de los ingresos procedentes de los impuestos.

Estas son algunas de las conclusiones del Foro de Alternativas al Consumo de Nicotina y su Regulación celebrado esta semana en el Congreso de la Unión de México con la participación de médicos y especialistas, según se informó este jueves.

El foro se centró en debatir cuáles son las medidas más eficientes de educación pública para alejar a la población de sustancias como el tabaco y la nicotina y de los productos alternativos sin combustión.

El diputado y médico Éctor Jaime Ramírez Barba señaló que con la convocatoria del foro se pretendía generar un debate multisectorial sobre los retos actuales del consumo de nicotina para orientar a los consumidores hacia las opciones menos dañinas.

Se puso de manifiesto que esta regulación debe ser racional y proporcional a los riesgos, pues el convenio del control de tabaco, apoyado por las organizaciones mundiales de salud, incluye la reducción de daños como un componente clave.

Categorizar a un producto como ilegal no garantiza que no vaya a ser consumido, lo cual representa una oportunidad para traficantes y vendedores ilícitos, indicó Ramírez Barba.

Durante el foro se puso de manifiesto que cuando un producto es regulado existe un supervisor que verifica que cumpla con los estándares de calidad, así como las normativas establecidas por ley, lo que protege a la población con la información adecuada sobre el producto que va a consumir, así como las consecuencias de consumirlo, como sucede actualmente con el cigarrillo tradicional.

La diputada Frinné Azuara destacó que hay que “superar una postura prohibicionista que pretende ocultar una realidad de consumo”.

Agregó que las principales razones para regular son el control de los productos y su contenido, protección a jóvenes sobre el consumo de estos productos, mantener informados a los consumidores, evitar la falsificación y los productos peligrosos, cuidar que contentan la dosis adecuada de nicotina y garantizar los espacios libres de humo.

La diputada Lorenia Valles, del izquierdista Movimiento Regeneración Morena (Morena), resaltó la importancia de que exista una normativa para evitar la ilegalidad en la compra y comercialización de los productos de nicotina.

La iniciativa, que fue presentada el 5 de noviembre del año pasado y en donde se procura la regulación de los productos de alternativa al consumo de nicotina, tiene dos principales objetivos: combatir el mercado ilícito y atender un problema existente en la salud pública.

No obstante, el Gobierno de México prohibió esta semana por normativa oficial la importación de cigarrillos electrónicos, cuyo comercio estaba vedado ya desde mayo de 2008 si bien podían adquirirse en algunos establecimientos.

Mitch Zeller, representante de la Food and Drug Administration (FDA, por sus siglas en inglés), confirmó las intenciones de la FDA de ayudar a los fumadores a dejar el tabaco convencional al aprobar la comercialización de dichos productos.

El diputado José Ricardo Delsol Estrada declaró que “definitivamente el prohibir las alternativas de consumo de nicotina no es una solución”, por lo que no conviene dejar esa situación en la ilegalidad.

Afirmó que la intención es que estos productos solamente se promuevan con los adultos y lograr un alto estándar de control de calidad de los mismos porque los daños a la salud provocados por la combustión del tabaco se reducen drásticamente al utilizar alguno de los productos alternativos.

El doctor Rafael Camacho Solís, médico cirujano por la UNAM y subsecretario de Regulación y Fomento Sanitario de la Secretaría de Salud, señaló que las alternativas al consumo de nicotina no son para niños y jóvenes, sino para adultos fumadores.

El doctor Alejandro Macías Hernández, de la Universidad de Guanajuato, declaró que “no puede decirse que el ‘vapeo’ es bueno; pero si hay dos males, hay que elegir el menor”. Expuso que mucha gente fuma por la nicotina, pero muere a causa del humo.