Fotografía: AFP
Beirut, Líbano.

Nabih Berri, presidente del Parlamento libanés y jefe del movimiento chiita Amal, pidió el lunes “cambiar el sistema confesional” que rige la política en Líbano, “fuente de todos los males” según él.

Berri, que preside el Parlamento desde 1992, sigue la estela del presidente Michel Aoun y del jefe del Hezbolá proiraní, Hasán Nasralá, que el domingo se pronunciaron a favor de reformar totalmente el sistema, tal y como sugirió el presidente francés Emmanuel Macron, que prevé llegar el lunes por la noche a Beirut.

En un discurso el domingo, Aoun abogó por un “Estado laico”.

“En víspera del centenario del Gran Líbano –declaró por su lado Berri, en un discurso televisado– la catástrofe del puerto ha revelado (…) que el edificio del sistema político y económico se ha derrumbado por completo”.

La letal explosión producida el 4 de agosto en el puerto de Beirut, que dejó al menos 188 muertos y devastó barrios enteros de la capital, ha sido imputada por la población libanesa a los responsables políticos, acusados de negligencia y corrupción.

“Un cambio del sistema confesional es por consiguiente ineludible, ya que es la fuente de todos los males”, agregó Berri.