GUADALAJARA, JALISCO

Los candidatos presidenciales utilizaron hasta el último segundo para hacerse ataques entre sí, en lugar de explicar y detallar sus propuestas. En el último debate presidencial, con sede en Mérida, los moderadores tuvieron que conminar a los candidatos a que respondieran las preguntas enviadas por la ciudadanía, vía redes sociales.

Uno de los cuestionamientos que los candidatos no supieron responder tiene que ver con la entrega de programas sociales. Se les preguntó cuáles eran las evidencias de que los programas sociales que proponen funcionan, ya que en todo el país existen 6 mil 480 programas sociales, sin embargo, la pobreza sigue vigente.

Al respecto, el candidato del PRI, Antonio Meade manifestó que existen 48 mil jóvenes que no han terminado la prepa y que en eso se enfocará, en tanto que el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador presumió que mientras fue jefe de gobierno, el programa de apoyos a adultos mayores fue calificado como el mejor.

Una y otra vez, Andrés Manuel justificó que muchos de los problemas se resolverán cuando se termine la corrupción que hay en el país.

En materia educativa, el priista manifestó que se sentará con los “violentos” de la coordinadora y aseguró les mejoraría los ingresos, en tanto que López Obrador fue tajante al decir que echará abajo la Reforma Educativa, aunque dijo que si mantendrá la evaluación de los maestros.

Luego de hacer cálculos de los dichos del candidato Morenista, Carlos Puig cuestionó la administración de los recursos de Andrés Manuel López Obrador, ya que con todos las promesas que ha hecho como la construcción de una refinería y la rehabilitación de seis más, así como incrementar la inversión en ciencia y tecnología, el recurso que estima recuperar de la corrupción no ajustaría.

A lo que respondió Andrés Manuel, que sería con el mismo presupuesto que mantiene la secretaría de salud, pues al acabar con la corrupción de la venta de medicamentos a sobreprecio, dijo, podrá abastecerse de medicamentos a todo México

Meade por su parte, dijo que se unificarían el IMSS, ISSSTE y Seguro Popular, y se centralizaría la compra de medicamentos.

El candidato del Frente por México, Ricardo Anaya, aprovechó el espacio del tercer debate presidencial para ofrecer algunas de las propuestas en materia de ciencia tecnología. Dijo que dotaría de internet a la mayor cantidad de espacios públicos del país, al ofrecer el servicio en hospitales, escuelas, plazas públicas y oficinas de gobierno.

También prometió entregar una tableta a los jóvenes que cursen el bachillerato y la universidad. Dentro de las propuestas en materia de educación, se comprometió a que los niños tengan inglés y que la reforma educativa garantice tener mejores contenidos en las escuelas.

En materia de salud, Anaya prometió un expediente clínico electrónico y que, a largo plazo, las diferentes instituciones de gobierno que ofrecen servicios de salud puedan administrarse de manera conjunta, para tener una mejor atención

Por su parte, Jaime Rodríguez Calderón, uso el tercer debate para intercambiar puntos de vista con sus homólogos. Se ha mantenido en la línea de hacer propuestas como tener un FBI, el Facebook Bronco Investigation, para tener tecnología al servicio del gobierno.

A pregunta de Leonardo Curzio, dijo que su propuesta de mocharle las manos sí van enserio. Ya ha generado las primeras iniciativas y será el tribunal el que se encargue de hacer las amputaciones a las personas que resulten culpables, en caso de que la propuesta se lleve a cabo.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here