A causa de las tormentas que experimentó Lagos de Moreno durante esta semana, vecinos de calles céntricas como López Cotilla y Aldama, entre otras, sufrieron en carne propia los estragos al ver sus hogares inundados. La población opina que las alcantarillas y bocas de tormenta son obsoletas y que parte de la responsabilidad recae en los mismos pobladores debido a que tiran basura a la vía pública

Gabriela Arreola

Los cielos se desplomaron la tarde y noche del martes, así como la madrugada del miércoles, sobre Lagos de Moreno, causando inundaciones y serios daños materiales a vehículos y hogares de algunas calles del centro, reconocidas por reunir entre sus banquetas gran cantidad de agua en el temporal de lluvia. Debido a las características de la ciudad, asentada a los márgenes del río y construida gran parte de ella sobre una pendiente, año con año las vialidades se convierten en verdaderos arroyos que desembocan en el principal afluente.

Hogares inundados, pérdidas materiales

Aunque afortunadamente no se registraron pérdidas humanas, las inundaciones a las casas habitación no se hicieron esperar, por lo que las pérdidas materiales son considerables.

“«Me inundé, totalmente se inundó mi casa un promedio de 40 centímetros. Fue bastante agua que nunca esperamos que se viniera el agua así, se taparon demasiadas coladeras, era mucha agua la que bajaba por todas las calles, pero principalmente por la López Cotilla que es como un río».

«Ayer a las seis de la tarde nos inundamos todos».

«Pues afecta a las personas que se nos mete, entre la Aldama para abajo es mucha agua; se llevó dos carros, aquí al otro lado el agua se llevó una defensa de carro y pues es peligroso»”, externaron a este espacio informativo algunos vecinos afectados de las calles López Cotilla y Aldama.

Las corrientes son un peligro y los drenajes son ineficientes

Drenajes y bocas de tormenta ineficientes, según la población

Los habitantes insisten en que estas corrientes representan un peligro para las personas, además de que ven como ineficiente el sistema de drenaje, coladeras y bocas de tormenta que no pueden dar abasto. Asimismo, consideran que parte de la responsabilidad para evitar las inundaciones recae en la población, quienes deberían evitar tirar basura en la vía pública debido a que estos residuos se acumulan y tapan los desagües.

“«Pues que arreglaran otra alcantarilla porque la que está aquí no da abasto. Quisiera que la gente no aviente basura, eso de que la gente avienta ropa y cosas a la calle no está bien, porque eso es lo que genera que se tapen las coladeras, los drenajes y la gente afectada es la de abajo».

«Pues a nosotros nos afecta mucho porque en primer lugar somos de comercio y todo se acaba, o sea no viene la gente por tanta agua, nosotros aquí, yo le digo, aquí en esta cuadra yo estoy peligrando porque mi banqueta está toda sumida»”.

Además de las inundaciones se reportaron algunos vehículos que fueron arrastrados por la corriente e incluso se impactaron con otros automóviles.

El meteorólogo del Instituto de Astronomía y Meteorología de la Universidad de Guadalajara, Héctor Magaña, señaló en entrevista para este noticiari que las lluvias se debieron en gran medida al temporal y a un fenómeno meteorológico que afectó a la región, y anunció que las lluvias seguirán hasta el fin de semana, por lo que pidió extremar precauciones.