Piden la identificación de desaparecidos al IJCF tras hallazgo de bolsas en Zapopan

Desde el martes llegaron familias solas, madres y colectivos donde se reúnen personas en busca de sus desparecidos al servicio forense en Tlaquepaque

0
115

Tlaquepaque, Jalisco.

Desde el martes llegaron familias solas, madres y colectivos donde se articulan personas en busca de sus desparecidos al servicio forense en Tlaquepaque.

El mismo martes protestaron familiares originarios de Lagos de Moreno porque se les negaba el acceso.

El Gobernador desfiló por las instalaciones del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) y su recorrido fue filmado y publicitado para transmitir a la sociedad la sensación de que no había crisis forense con las 119 bolsas recuperadas de la macrofosa en el predio La Primavera, en Zapopan.

Aunque en un inicio se anunció que los trabajos se habían suspendido, el miércoles regresaron peritos a la zona y con la presencia de Blanca Trujillo la fiscal especializada en personas desaparecidas, se considera que hay indicios de más restos humanos inhumados clandestinamente.

Afuera del IJCF hay madres en zozobra, que entran y salen sin mayor información.

A la mamá de Salvador Nápoles le mostraron 33 fichas para el proceso de reconocimiento. Ninguno era su hijo quien desapareció el 20 de octubre de 2018 en la colonia Jardines Del Valle en Zapopan y cumplió, el 7 de septiembre, 31 años.

Es originaria de Ocotlán y ha venido a Guadalajara más de 30 veces a la Fiscalía, a Ciencias Forenses, a trámites.

Habló con Señal Informativa aunque no accedió a entrevista. Estaba sola sentada en una banca tratando de mantener distancia de otro grupo de madres agrupadas en Fundej, que establecieron un plantón en las bancas con lonas y fichas informativas de sus familiares desparecidos.

Si acudió la mamá de Salvador a tratar de encontrarlo entre los hallazgos de la fosa en Zapopan, fue porque ahí, en ese municipio sucedió la desaparición junto a otro hombre y dos mujeres de quienes sí se abrió una denuncia por desaparición.

La intuición de madre la hizo suponer que al haber desaparecido su hijo quien había trabajado como chofer de Uber en Zapopan y ahí estar la fosa más grande que se ha encontrado en Jalisco hasta el momento, existía una especie de esperanza para terminar con la agonía de no tener un solo dato que le explique por qué desapareció y cómo está.

No revela su identidad porque está enfocada en la búsqueda y no quiere más problemas. A los pocos días de la desapareción recibió un mensaje a través de terceros que le advertía que dejara de buscarlo.

Fue una llamada que realizó otra familiar a los contactos de Salvador recuperados en un aparato telefónico. Ella como la mayoría de las familias, se topan con pared en las investigaciones y tienen que hacer sus propias indagatorias, aunque se expongan a los riesgos menos imaginados.

Al menos en los primeros 33 cuerpos que ya pasaron por el proceso de identificación, Salvador su tercer hijo no apareció. Los servidores que la atendieron en Ciencias Forenses le explicaron que los restos humanos de las 119 bolsas, llevaban entre 3 y 8 meses ahí, por lo que la descomposición había avanzado bastante.

A las 11:00 horas del miércoles 18 de septiembre el flujo de quienes entraban a buscar a un familiar era constante.

Le pregunto a la madre de Salvador Nápoles qué pensaba de las desapariciones de personas antes de que el padre de sus tres nietas dejara de atender el teléfono y me responde que “no le daba importancia” a la problemática, pero su vida dio un giro de 360 grados desde el 20 de octubre de 2018: enfermó gravemente, va al psicólogo, lleva a sus nietas de 7 y 13 años a terapia, y se la pasa cargando una ficha informativa con el rostro de su hijo.

Por más cansancio y malestar que le provoca atravesar por esta agonía, resiste, y no deja de exigir su búsqueda en vida, pues aunque por protocolo acude a identificar cuerpos, no se resigna a un hallazgo de muerte; ella espera a su hijo de regreso.

Jade Ramírez Cuevas Villanueva

Jade Ramírez Cuevas Villanueva

Reportera en Canal 44
Desde la adolescencia reportera y radialista autodidacta. Enfocada a la
cobertura de temas sobre derechos humanos, conflictos socio-ambientales,
violencia del Estado y cultura. Premio Internacional de Periodismo Rey
de España 2009 por el radiorreportaje "La discriminación vuela por
Avianca". Formo parte de los medios universitarios desde 1995.
Jade Ramírez Cuevas Villanueva