Ankara
Fotografía: Raig Lassing - EFE
Washington, Estados Unidos.

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, viajará a Ankara en las próximas 24 horas para negociar con el Gobierno turco un alto el fuego que ponga fin a las operaciones militares de ese país contra los kurdos en el norte de Siria, anunció hoy un alto funcionario estadounidense.

“Será en las próximas 24 horas, solo puedo decirles que será muy pronto”, indicó ese alto funcionario, que pidió el anonimato e hizo declaraciones a un reducido grupo de periodistas, entre ellos Efe.

La fuente rechazó detallar si Pence llegará a reunirse con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y se limitó a decir que el objetivo del viaje es negociar un alto el fuego y mostrar al Gobierno turco que EEUU “está molesto” con su ofensiva el norte de Siria.

Según el citado funcionario, el presidente estadounidense, Donald Trump, conversó este lunes por teléfono con Erdogan y con el comandante de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), Mazlum Abdi, cuya organización es la principal alianza armada liderada por los kurdosirios, para transmitirles su objetivo de conseguir un alto el fuego.

“Por alto el fuego, quiero decir que las fuerzas militares sobre el terreno deben dejar de moverse, las fuerzas turcas y las FSD“, enfatizó esa fuente.

Preguntado sobre la fecha en que EEUU desearía declarar ese alto el fuego, el funcionario rehusó contestar y solo afirmó: “Ya veremos qué pasa con los turcos y si quieren un alto el fuego, están todavía dirigiendo las sanciones y, como saben, tenemos reuniones en Ankara en un futuro muy cercano”.

Este lunes, el Gobierno de EEUU sancionó a tres ministros turcos y anunció que subirá los aranceles al acero de Turquía hasta el 50 %, al mismo tiempo que cerró la puerta a un acuerdo comercial entre ambos países.

La situación sobre el terreno ha cambiado considerablemente en las últimas horas: las fuerzas leales al Gobierno sirio de Bachar al Asad, respaldadas internacionalmente por Rusia, han ocupado gran parte del terreno en el norte de Siria, mientras que la coalición internacional, encabezada por EEUU, se ha ido retirando.

Según el citado funcionario, EEUU y Rusia llegaron a un acuerdo para el repliegue de las fuerzas de la coalición.

Algunos medios estadounidenses, como The Washington Post, han informado de la presencia de tropas rusas en el norte de Siria.

El funcionario del Departamento de Estado confirmó esa información, aunque aseguró que la presencia rusa es pequeña y que hay menos de un centenar de efectivos rusos en la zona.

“No hace falta más que unos pocos rusos y una gran bandera rusa para llamar la atención”, consideró esa fuente.

La ofensiva turca, que comenzó el pasado 9 de octubre, se dirige contra las milicias kurdosirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG), integrante principal de las FSD y aliadas de EEUU en la lucha contra el grupo extremista Estado Islámico (EI), aunque Turquía las considera terroristas.