Fotografía: Aizar Raldes - AFP
La Paz, Bolivia,

El partido del expresidente boliviano Evo Morales rechazó este jueves que la Organización de los Estados Americanos (OEA) sea observadora en las elecciones de septiembre, afirmando que fue “parte y cómplice” de un “golpe” de Estado el año pasado.

“Creemos que no es ético que vuelvan a participar por haber sido parte y cómplice del golpe a la democracia y al Estado social de derecho constitucional en Bolivia” en los comicios de octubre de 2019, afirmó el Movimiento al Socialismo (MAS) en un comunicado.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) confirmó en junio que tres organismos internacionales enviarán misiones de observación a los comicios del 6 de septiembre: la OEA, la Unión Europea y la Asociación de Organismos Electorales de América Latina (AOEAL).

Según el partido de Morales, presidente entre 2006 y 2019, la OEA realizó un “trabajo parcializado y subjetivo que dio lugar a la duda y violencia en sectores racistas que se aglutinaron en grupos paramilitares, supuestos cívicos y políticos, de ideología conservadora y neoliberal de nuestro país”.

El MAS afirma que la renuncia de Morales en noviembre de 2019 fue resultado de un golpe de Estado. Le sucedió la entonces senadora de derecha Jeanine Áñez.

El exgobernante dimitió, tras casi 14 años en el poder, en medio de fuertes protestas en todo el país contra las elecciones para denunciar un fraude a favor de él.

La violencia hizo que policías se amotinaran y los jefes militares le pidieran públicamente su dimisión.

Un informe preliminar de la OEA habló de irregularidades en los comicios, luego de que el TSE le otorgara a Morales el triunfo y un cuarto mandato. El reporte alimentó las denuncias contra Morales y la convulsión social.

La OEA en diciembre de 2019 ratificó que en las elecciones bolivianas hubo una “manipulación dolosa de los comicios”.

Aunque el MAS rechazó la presencia de la OEA, el presidente de la Cámara de Diputados y dirigente de ese partido, Sergio Choque, dijo que “cualquier institución internacional tiene las puertas abiertas para ver y garantizar las elecciones generales”.

El candidato del MAS, Luis Arce, encabeza la intención de voto (33,3%), seguido del expresidente centrista Carlos Mesa (18,3%) y Áñez (16,9%), según las últimas encuestas publicadas en marzo.