Fotografía: Cortesía
Puerto Vallarta, Jalisco.

Así como a diversos sectores económicos y sociales, la pandemia de coronavirus ha afectado también a organizaciones de preservación de la fauna. Tal es el caso del cocodrilario “El Cora” ubicado en el municipio de Bahía de Banderas, Nayarit. Creado hace 20 años y que hoy pasa por una situación económica difícil, según relata el biólogo César Alejandro Lucano, encargado de esta lugar.

Antes de la pandemia, este cocodrilario registraba unas 100 visitas de grupos que acudían a sus instalaciones para conocer el hábitat del cocodrilo y otras especias locales, pero hoy en día apenas registran unas 5, por tal razón César Alejandro espera a temporada alta de vacaciones para poder contar con un mayor número de visitantes y con ello también más ingresos.

De tal manera que desde la semana pasada, el cocodrilario reabrió sus puertas bajo las normativas de sanidad que instruyen las autoridades, asegura el biólogo.

En la región existen dos cocodrilarios más, uno de ellos en el estero El Salado, cuyo financiamiento corre a cargo del gobierno del estado y el otro el ubicado en el Centro Universitario de la Costa, de la Universidad de Guadalajara, cuyo subsidio corre a cargo de la máxima casa de estudios en la entidad.

Redacción: Javier Frías