Palmarejo, Jalisco.

La delegación que forma parte del territorio geográfico de Cañadas de Obregón, Palmarejo, se fundó a la orilla del río Verde. Este, nunca puso en amenaza a los pobladores, nunca subió hasta poner en peligro a la comunidad, ni siquiera en el histórico temporal de 2008 en el que se basaba la Comisión Estatal del Agua para argumentar que sí es útil represar las aguas del río Verde.

En realidad, a Palmarejo le cayó “la maldición” hasta el anuncio en 2005 de la presa “El Zapotillo y con ello su inundación. A partir de entonces, como la mala noticia de una muerte, llegaron funcionarios a Palmarejo a informar a la gente que se tenía que ir: “nos venían a sacar” me contó Úrsulo, el último de dos ancianos que habitaron la ranchería hasta que, con pesar, accedieron a cambiar su paraíso por el hacinamiento en Talicoyunque.

-“Aquí vinieron las que pagaban los terrenos, las casas. Me quisieron echar para afuera; dos semanas vinieron tres días seguidos”.

-¿Le querían comprar la casa?

-“Me querían echar para afuera”.

“Páguenme mi casa y entonces sí… fue la primer vez y última que les vi la cara” recordó don Úrsulo.

A los pocos meses de que Úrsulo me contó que llegaban a hostigarlo para que se saliera de Palmarejo, se lo llevaron a Talicoyunque donde el gobierno de Jalisco construyó -en desacato de suspensión definitiva- 30 casas para la reubicación de los pueblos afectados por la presa “El Zapotillo”.

La propiedad de Úrsulo es una casa amplia de cinco recámaras, dos patios, cocina, zaguán, corral, una tienda de abarrotes y un lote de siembra. Vivía con su esposa e hija adulta con síndrome de down.

Palmarejo
Fotografía referencial: Jade Ramírez

Según el documento de la CEA, obtenido por transparencia bajo el folio 01545915, se pagaron ocho propiedades y en total se erogaron 7 millones 140 mil 810 pesos.

Palmarejo
Screenshot del documento entregado por la Comisión Estatal del Agua

“Para que me den otro terreno como el mío, no me lo van a dar allá en el cerro donde no hay agua ni para un pájaro. Aquí tengo agua nacida, me viene a dar así día y noche”.

-¿Qué siembra? le pregunté.

-“Maíz. Tengo el río de por medio, ¡no tendré agua para un animal! Me van a llevar donde tengo que pagar el agua hasta para lavarme las manos.”

Aunque se pidieron evidencias del pago a ocho propietarios, la entonces Comisión Estatal del Agua se negó a adjuntarlas en la solicitud de transparencia por lo que no hay manera de cotejar que algo de esos millones le corresponden a Úrsulo.

Una actualización en 2010 del reporte de la Comisión Mundial de Represas revela que 100 millones de personas han sido desplazadas de manera forzada por la construcción de una presa y con ello, estaban siendo vulnerados sus derechos a la salud, educación, vivienda y seguridad pues, la reubicación forzada no cumplía con las condiciones mínimas.

Úrsulo ahora vive en una casa de concreto donde guardias privados controlan el paso y no tiene servicios.

Palmarejo está a 1600 metros de altitud a nivel del mar y sus habitantes oscilaban entre 26 y 60 personas.

“Yo no me pongo ni a favor ni en contra, mucha gente dice:´ustedes estuvieron de acuerdo´, estuvimos de acuerdo casi a fuerza no de voluntad, sabíamos que se tapaba aquí ¿y qué? En Temaca ya vendieron, yo conozco personas; hay muchos que no quieren y tiene razón: sus casas son muy bonitas muy grandes, pues tiene razón con no querer” comentó Pachita Ibarra.

El camino de terracería a Palmarejo está compuesto de fauna silvestre como tigrillos y águilas. Los sabinos a pie del río para 2015 desmejoraban aceleradamente por el saque de arena sin regulación.

Palmarejo
Fotografía: Jade Ramírez

Fueron 36 propiedades entre casas habitación, bodegas, capilla donada y predio para la escuela las que según la lista de la CONAGUA, se tenían que pagar. Ocho se irían a reubicación pero ni el 40% tiene una firma autógrafa que especifique el tipo de acuerdo y las demás columnas no contienen información de la transacción.

Palmarejo
Screenshot documento CONAGUA

La Coordinación de Arqueología del INAH, en 2015 entregó a esta reportera, vía transparencia, 224 fojas de información con descripciones del rescate arqueológico que se hizo en Palmarejo. Hasta ahora se desconoce dónde se resguardan los vestigios y aseguran, exhabitantes del pueblo que las tumbas de tiro no las recuperaron.

Tras impugnar una negativa de transparencia al Gobierno de Jalisco, este respondió en 2016, que 69 hectáreas es la porción de Palmarejo que se inundaría con la presa El Zapotillo y reconoció no haber realizado ninguna consulta comunitaria, contrario a lo dispuesto por los artículos 6 y 7 del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, donde se especifica el derecho a la consulta previa, libre e informada.

Jade Ramírez Cuevas Villanueva

Jade Ramírez Cuevas Villanueva

Reportera en Canal 44
Desde la adolescencia reportera y radialista autodidacta. Enfocada a la
cobertura de temas sobre derechos humanos, conflictos socio-ambientales,
violencia del Estado y cultura. Premio Internacional de Periodismo Rey
de España 2009 por el radiorreportaje "La discriminación vuela por
Avianca". Formo parte de los medios universitarios desde 1995.
Jade Ramírez Cuevas Villanueva

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here