[[{“fid”:”47402″,”view_mode”:”media_original”,”fields”:{“format”:”media_original”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”attributes”:{“height”:”817″,”width”:”611″,”class”:”media-element file-media-original”},”link_text”:null}]]

Última lista de este largo halloween-día de muertos; esta, dedicada a películas mexicanas del género de terror. Como en los otros listados, es solo una referencia y se descartan muchas por cuestiones de espacio. 

1.- Ensayo de un crimen (Dir. Luis Buñuel, 1955). Una película extraña de definir, existe un asesino pero nunca mata a nadie; realizada por el español Luis Buñuel, figura legendaria del cine nacional e internacional, contiene un toque de humor negro y es un poco perturbadora. El actor Ernesto Alonso interpreta al protagonista Archibaldo de la Cruz, también actúa la diva del cine nacional, Miroslava Stern, y así como Rodolfo Landa y Rita Macedo. Es la última producción de la actriz Miroslava, a los pocos días de terminado el rodaje se suicidó y las comparaciones entre la cinta y su muerte no se hicieron esperar. 

2.- El vampiro (Dir. Fernando Méndez, 1957). Este filme se encuentra en el listado de las 100 mejores películas mexicanas de todos los tiempos. El vampiro es una de las pocas producciones de cine fantástico mexicano que ha llegado a ser referencia en otros países y es considerada como la mejor película de vampiros rodada en México. La memorable actuación de Germán Robles (1929 – 2015) como el Conde Karol de Lavud, es recordada por el toque sensual que impregnó al personaje y que un año después el actor Christopher Lee haría famosa en la versión de Drácula de la productora Hammer.

3.- El esqueleto de la Sra. Morales (Dir. Rogelio A. González, 1959-1960). Más de humor negro que de terror, es una divertida película que nos habla del taxidermista Pablo Morales (interpretado por el  actor Arturo de Córdova) que vive con su molesta, obsesiva, crítica y amargada esposa Gloria (Amparo Rivelles), y, a pesar de todos sus intentos por llevarse bien con ella y quererla, Pablo no logra animarla, así que un día decide tomar cartas en el asunto (ustedes deduzcan qué hace, la película se llama “El esqueleto de…”). La cinta es uno de las últimos ejemplos de la llamada “época de oro” del cine nacional y también está catalogada como una de las mejores películas mexicanas de la historia. Como dato adicional, aparece en ella un rostro que luego sería muy familiar para muchas generaciones a partir de los años 70, Angelines Fernández, actriz conocida por encarnar a Doña Clotilde, la Bruja del 71, en la serie El Chavo del 8.

4.- Macario (Dir. Roberto Gavaldón, 1960).  Una visión hermosa sobre la muerte y cómo los mexicanos la vivimos y externamos en nuestra cultura. Ambientada en el virreinato, acompañamos a Macario, un indio pobre, en un viaje sobrenatural para conocer a la muerte, no como fuerza destructora sino como una fuerza de equilibrio en la naturaleza. Una película referente indiscutible del Día de muertos; metafísica, filosófica, una joya del cine nacional. Fue nominada al Oscar como mejor película en lengua extranjera.

5.- Espiritismo (Dir. Benito Alazraki, 1961). En estos días está de moda en el cine de terror el uso de la ouija, bueno, esta película ya usaba ese recurso terrorífico desde los años 60. Una mujer invoca a espíritus para pedir favores, por supuesto, y como todos suponemos esto tiene un alto precio. Una llamada de alerta para denunciar lo que, supongo, estaría presentándose en esa época como novedad importada del extranjero entre la clase media y alta de la sociedad mexicana; sesiones ocultistas, invocaciones a espíritus, lecturas de cartas  y demás cosas extrañas. 

6.- El escapulario (Dir. Servando González, 1968). Sí, ya es 1968 y aún se sigue usando el look en blanco y negro en el cine nacional, lo que le da un aire más antiguo de lo que realmente es. Ambientada durante la Revolución Mexicana, trata sobre el relato de una moribunda que en sus últimos momentos cuenta a un padre la historia de un fantástico escapulario que ha protegido a su familia desde hace mucho tiempo.  Una excelente producción de horror sobrenatural mexicano.

7.- Hasta el viento tiene miedo (Dir. Carlos Enrique Taboada, 1968). Catalogada como de horror gótico, la historia nos lleva a un internado para señoritas, donde un grupo de alumnas tiene que permanecer en la institución durante un periodo de vacaciones. En la soledad del internado una de ellas empieza a tener extrañas pesadillas, a la par que hechos extraños se van presentando en el internado. Dentro del cine fantástico mexicano, Hasta el viento tiene miedo, es una película de culto que en 2007 tuvo un remake con la actriz Martha Higareda (te recomiendo la original).  

8.- El Extraño hijo del Sheriff (Dir. Fernando Durán Rojas, 1982). Unwestern de horror interpretado por Mario Almada (sí, ese mismo), Eric del Castillo y Rosa Gloria Chagoyán (conocida por su papel como Lola,la trailera); dos hermanos siameses  han vivido unidos por años, su padre, el sheriff del pueblo, decide separarlos por medio de una cirugía, desafortunadamente uno de ellos muere durante la operación (bueno, suponen que muere).

9.- El Santo, el enmascarado de plata, Blue Demon y demás. Bueno, un listado de cine de terror sin luchadores, no es listado. Hace algún tiempo era difícil encontrar películas de luchadores a la venta, tal vez en videoclubs raros y perdidos en alguna calle oscura de la ciudad o lo que podías grabar en sesiones televisivas; eso cambió, de ser personajes marginados y populares, los luchadores se volvieron referencias kitsch e intelectuales y su cine se hizo comercial y cool. Ahora podemos encontrar colecciones de El Santo y Blue Demon así como otros personajes “realista-fantásticos” en DVD.  ¿Sugerencia para ver? Cualquiera de ellas, todas tienen bajos niveles de producción, ninguna ganó premios y a ninguna le importó, y todas son divertidas. Zombis, vampiros, extraterrestres, mujeres lobo, momias, brujas, científicos locos, gánsteres, criminales de poca monta, entidades del averno, pistoleros, espías, asesinos maniáticos, fueron algunos de sus enemigos; hay para todos los gustos. 

10.- La invención de Cronos (Dir. Guillermo del Toro, 1993). A estas alturas, el tapatío Guillermo del Toro es amo y señor del cine, referencia y obsesión de los estudiantes de artes audiovisuales y de críticos y especialistas; en 1993 nadie daba un peso por él, múltiples anécdotas relatadas por él mismo y por sus allegados nos cuentan sobre el ninguneo y la poca estimación que tenían sobre su trabajo. Esta película (opera prima del director) causó extrañeza y admiración a la par y fue una de las producciones que más atención trajo al periodo llamado “Nuevo cine mexicano”. Básicamente es una historia de vampiros con el toque de Del Toro.  Vale mucho la pena.

Equipo Editorial
Equipo Editorial

Últimas noticas de Equipo Editorial (ver todos)

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here