¿Guadalajara está para felicitarla o para pedirle perdón?