Migrantes
Fotografía: Alessandro Serrano - AFP
Madrid, España.

La ong Proactiva Open Arms criticó este lunes la propuesta de llevar 107 migrantes socorridos en el Mediterráneo al archipiélago español de las Baleares, a unos 1,000 kilómetros de la isla de Lampedusa donde se encuentra su barco de rescate.

A bordo del Open Arms desde hace 18 días en algunos casos, los migrantes podrían superar el récord de 19 días de bloqueo que sufrieron 32 migrantes rescatados por el SeaWatch3 y desembarcados finalmente en Malta el pasado enero.

“Después de 18 días de estancamiento, Italia y España parecen haber llegado a un acuerdo, identificando a Mallorca como un puerto de desembarco. Una decisión que nos parece completamente incomprensible”, denunció Proactiva Open Arms en un comunicado.

“Con nuestro barco a 800 metros de las costas de Lampedusa, los estados europeos están pidiendo a una pequeña ONG como la nuestra, que haga frente (…) a 3 días de navegación, en condiciones climáticas adversas“, añadió.

– “Crisis psicológica” –

Migrantes
Diseño: AFP

“Es urgente terminar ya con la experiencia inhumana e inaceptable que están viviendo las personas que hemos rescatado en el mar”, insistió la oenegé, señalando una “grave crisis psicológica a bordo”.

El domingo, su fundador Óscar Camps publicó un vídeo de cuatro migrantes que saltaron del barco para intentar llegar a nado hasta Lampedusa antes de ser devueltos al barco.

Ante el rechazo “inconcebible” de Roma de acoger a los migrantes, el gobierno español movió ficha tras dos semanas de crisis y ofreció el domingo el puerto de Algeciras, en el extremo sur de España.

La oenegé juzgó “absolutamente inviable” realizar ese trayecto dada la situación a bordo y Madrid propuso entonces las islas Baleares, más cercanas pero todavía a mil kilómetros del buque.

Desmintiendo un acuerdo con Italia, el ejecutivo español lamentó este lunes no haber recibido una “respuesta clara y directa” a este ofrecimiento.

No se trata de aceptar o de no aceptar”, replicó una portavoz de la oenegé.

“La respuesta que les hemos dado es que no podemos garantizar la seguridad en nuestro barco de estas personas (…) Ya que Italia y España han asumido la responsabilidad sobre estas personas, que sean ellos que tomen las soluciones”, añadió.

El ministro italiano de Transportes, Danilo Toninelli, aseguró el domingo que los guardacostas italianos están “preparados para acompañar a la oenegé hacia un puerto español”.

La Comisión Europea celebró “la buena voluntad de España” pero llamó a los Estados miembros y las oenegés a “encontrar una solución que funcione y permita desembarcar las personas a bordo del Open Arms en el plazo más breve”.

Seis países europeos (Alemania, España, Francia, Luxemburgo, Portugal y Rumanía) tienen un acuerdo para repartirse a los migrantes una vez sean desembarcados.

– Madrid y Roma contra Open Arms –

Criticando que Italia “ha cerrado sus puertos de una manera totalmente ilegal e inentendible”, la número dos del gobierno español, Carmen Calvo, arremetió también contra la oenegé.

“Le hemos ofrecido absolutamente todo porque queremos que esas vidas no corran ya más riesgo ni más sufrimiento, ¿pero qué nos queda (por hacer)?”, reflexionó.

Este conflicto entre el ministro italiano de Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, y las oenegés de rescate coincide con una grave crisis política en Roma que hace tambalear el gobierno.

Salvini aceptó a regañadientes acoger 27 migrantes menores no acompañados del Open Arms pero mantiene el veto al resto de pasajeros.

“¿Por qué el Open Arms no va a España? En 18 días, podrían haber ido y vuelto tres veces a Ibiza y Formentera (islas del archipiélago de las Baleares). Están librando una batalla política”, denunció este lunes.

A pesar del cierre de los puertos a las oenegés, los migrantes continúan llegando discretamente a las costas italianas.

Según el ministerio del Interior, en los 18 días que lleva el Open Arms bloqueado, 479 migrantes llegaron a Italia, un centenar de ellos a Lampedusa.