ONU misiles nucleares
Fotogragía: Fabrice Coffrini - AFP
Ginebra, Suiza.

La ONU pidió hoy evitar la muerte del tratado para la reducción de misiles nucleares y convencionales de corto y medio alcance, del que Estados Unidos ha anunciado que se retirará a principios de agosto tras acusar a Rusia (la otra parte contratante) de incumplirlo.

El fin del tratado INF (como se le conoce por sus siglas en inglés), si ocurriese, haría del mundo un lugar más inseguro e inestable”, advirtió el secretario general de la ONU, tras señalar que esos sentimientos se harían sentir de forma especial en Europa.

No podemos permitirnos volver a una carrera nuclear descontrolada como en los peores días de la Guerra Fría”, invocó el responsable de la organización multilateral.

El anuncio que realizó el pasado día 1 el presidente estadounidense Donald Trump de que su país abandonaría el NIF en un plazo de seis meses si Rusia no cambiaba de actitud y se ceñía a sus obligaciones, ha provocado una sucesión de amenazas por parte de Moscú.

El presidente ruso Vladimir Putin ha adelantado que dirigirá sus misiles hacia EE.UU. en caso de que se concrete la salida de este país del tratado, una amenaza que a su vez la OTAN ha condenado.

Ante esta escalada de tensión, Guterres pidió a ambos países que utilicen los meses que tienen por delante para entablar un diálogo sincero que permita preservar el tratado.

El responsable de la ONU también invocó a Washington y a Moscú a que extiendan el acuerdo denominado “Nuevo START” antes de que expiren, en 2021 y por el que EE.UU. y Rusia acordaron en 2010 avanzar en la reducción de su arsenal nuclear estratégico, con respecto a los acuerdos START I y START II, que habían vencido poco antes.

El “Nuevo START” es el único instrumento legal internacional que limita el tamaño del arsenal de las mayores potencias nucleares del mundo y se considera que sus disposiciones sobre inspecciones son una medida esencial de confianza mutua entre ambos países.

Sin embargo, ese acuerdo no cubre a otros países que poseen armas nucleares y cuya incorporación en los compromisos para reducir este tipo de armamento -haciendo del Nuevo START un acuerdo multilateral- sería una situación ideal, reconoció Guterres.