Fotografía: AFP
San José, Costa Rica.

Opositores nicaragüenses encarcelados por protestar contra el presidente Daniel Ortega sufrieron torturas y abuso sexual a manos de sus carceleros, reveló un informe de una ONG divulgado este martes en Costa Rica.

El informe del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca + se basó en entrevistas con 56 personas excarceladas, quienes relataron cómo, además del maltrato sufrido en prisión, enfrentaron hostigamiento y persecución de las autoridades tras recobrar la libertad.

Los testimonios de los opositores dan cuenta de violaciones sexuales, asfixia con bolsas plásticas, golpes y patadas, choques eléctricos, quemaduras con cigarrillos, uso de “ruleta rusa” y permanente maltrato verbal, según Juan Carlos Arce, uno de los autores del estudio.

“La finalidad de estas prácticas era enviar un mensaje de terror” para desmovilizar a los manifestantes, comentó Arce en la presentación del informe denominado “Volviendo a ser humano”.

Miles de nicaragüenses tomaron las calles de Nicaragua el año pasado para exigir la renuncia de Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

Las protestas estallaron en abril de 2018 contra una reforma de la seguridad social, y el gobierno respondió con una ola represiva que dejó 328 muertos, cientos de detenidos y 88 mil exiliados, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El informe incluye cuatro testimonios detallados de mujeres que sufrieron graves abusos sexuales durante su detención.

Una de ellas cuenta que fue llevada a una sala en la cárcel La Modelo, en las afueras de Managua, donde siete hombres con pasamontañas la amenazaron de muerte y la violaron entre todos.

La entonces presa, cuyo nombre se mantuvo oculto, contó que pasó más de una semana con sangrado después de la agresión sexual.

“La represión ha sido monstruosa, la resistencia inmensa. Nunca en tiempos de paz el pueblo de Nicaragua, su juventud, habían sufrido la descarga de tanta represión criminal”, declaró Gonzalo Carrión, director del colectivo.