Ocotlán, Jalisco

En Jamay hay un filósofo que vende cerveza hecha en el mismo municipio. Se trata de Fabián Velasco, quien ahora se encuentra frente a nosotros explicando lo que hará cuando sea presidente del municipio, provocando la risa de quienes lo escuchan, al siguiente momento nos explica que el fin de semana realizará limpieza de zonas verdes y que el amor es una palabra compuesta de dos vocales, dos consonantes y dos idiotas. 

Bienvenidos a lo que él denomina la Fabianzone. Es importante entender la Fabiandzone para entender la cerveza de Jamay, por eso les cuento esto.  Para empezar, ¿a quién se le podría ocurrir una cerveza producida en Jamay? A la misma persona que construyó un bar con una alberca en el pueblo, contra todo pronóstico. Así es Fabián. 

Nos muestra la cerveza, la botella es color ámbar, con corcholata negra, la etiqueta es negra con una flor dorada, que nos comenta, representa la flor Zazamol, la cual evoca la leyenda de una princesa jamayteca que se extravió en el lago, y que donde fue vista por última vez apareció una bella flor, la misma que está en la etiqueta de Cerveza Xamay.

Fabián destapa la botella, nos explica que se debe servir en copa de vidrio, lentamente para que surja la carbonatación. El resto es simple, hay que verterla dentro del cuerpo a través de la boca. Lo que no es simple es el proceso de producción: cocción, malteado, reposo, fermentación, envasado. Un proceso que lleva 8 días. 

Por el momento ya hay en existencia de la Cerveza Xamay la versión: Black Creme Ale; pero se están preparando otras alternativas. Se puede conseguir en La Barra 63, y con suerte en la Fabiandzone también.

Esto tiene trascendencia para nuestro pueblo, que quizá solo tenga una bebida típica, que es la de La Faustina; quizá con estas ideas reencontremos algo de nuestro historia. En cuanto al sabor de la cerveza solo diré que tiene un sabor parecido al café tostado y que sabe a Jamay.

Por Luis Felipe García