Ocotlán, Jalisco. 

“Una travesura de niños” que no debe repetirse es la opinión del párroco de El Señor de la Misericordia, Antonio Olivos Sepúlveda, sobre los actos vandálicos hechos en las inmediaciones de la capilla de La Purísima, efectuados la semana pasada y la tarde del 31 de octubre por unos adolescentes, reveló un vídeo de seguridad del propio templo.

Olivos Sepúlveda describió los actos y por qué considera son únicamente travesuras:

“Los daños que se hicieron fueron menores y no fueron al templo de La Purísima ni tampoco al monumento. Uno de los daños fue que un par de niños de unos diez o doce años, estuvieron ahí pintando una parte del muro de cantera por dentro, sería poco menos de un metro cuadrado o sea sería una travesura pues que no debe de ser”.

Aunque sea sólo una travesura fácil de limpiar, Olivos Sepúlveda externó su desagrado de que no respeten un lugar con valor histórico y sagrado para los fieles ocotlenses como lo es el templo de La Purísima. Por otra parte, el sacerdote católico comentó que hubo otra acción extraña, pero en el monumento:

“En el interior del monumento, que es un cuarto pequeño de tal vez dos metros de lado, teníamos allí una imagen del Señor de la Misericordia en su versión antigua y alguien por ahí la sacó y la puso por fuera del monumento en uno de los altares. Esta es una travesura y la otra también de tal manera que daños como tal no son”.

Sumado a estos actos, fueron detectados unos rayones en uno de los pilares del monumento, aunque Olivos Sepúlveda dijo no tener conocimiento sobre ello.

A pesar de que son varias las jugarretas en las inmediaciones de La Purísima, no se tomarán medidas extra de protección, ya que es un lugar público y no debe limitarse el acceso al mismo, a decir del propio sacerdote, por lo que pidió a la ciudadanía a que cuide el templo que al final es de todos.

Por Juan Carlos Salcido Hernández.