Ocotlán, Jalisco

Tras las lluvias ocurridas la tarde del domingo 16 de junio varias colonias en la cabecera municipal de Ocotlán se inundaran debido a la incapacidad de los drenajes y bocas de tormentas para evacuar el agua acumulada en las calles. Colonias como la Ferrocarril, y Florida fueron de los puntos prominentes en donde hubo afectaciones.

Habitantes de las calles afectadas se dieron a la tarea de barrer el agua que se filtró a sus hogares y negocios durante la noche del domingo y la mañana del lunes.

Fernando García, vecino de la colonia Ferrocarril afirmó que el problema de las inundaciones es anualmente con cada temporal de lluvia desde décadas debido a la falta de mantenimiento en el drenaje. También señaló la falta de cultura de los ciudadanos ante el manejo de la basura misma que crea taponamientos en bocas de tormenta y alcantarilla y relató lo que tiene enfrentar para impedir daños hacia su negocio.

“El problema es año con año, yo creo que el drenaje que va aquí es muy angosto, ya no da capacidad para toda el agua que cae, baja aquí y se va por la Nestlé y el estadio Celanese y es por la boca de tormenta, así como la basura, gente que la arroja ahí sin preocuparse por quién afectan. En mi negocio se mete el agua y luego tenemos que barrerla hacia la calle”.

Personal de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del municipio realizó labores de bombeo en la boca de tormenta ubicada entre las calles Uruguay y Paraguay de la colonia Ferrocarril el cual conecta con el colector pluvial el cual realiza sus descargas al Río Zula.

Un miembro del personal de la Comisión de Agua comentó que la expansión continua de la ciudad sin una planeación a largo plazo es uno de los factores que provoca las inundaciones en las distintas zonas de la ciudad.

En un recorrido realizado por el área perteneciente a la colonia Ferrocarril este medio de comunicación encontró bolsas de basura apiladas en esquinas de varios puntos de las calles cercanas y en horarios lejanos a la hora de que los camiones recolectores realizan su recorrido. Durante el tiempo de lluvias la basura es arrastrada a las bocas de tormenta y genera taponamientos de las mismas.

Una vecina de las calles Uruguay y Paraguay cuyo negocio de ferretería se encuentra en a unos pasos de la boca de tormenta relató que cada año el problema del agua se ha vuelto más complicados ya que con el agua estancada en el lugar durante buena parte del día imposibilita su clientela dirigirse hacia su negocio.

“Año con año, tormenta con tormenta nos ha afectado, sale el agua de los drenajes y es contaminación, no vendemos casi nada y menos cuando esta la bomba haciendo trabajos aquí, no hay paso para los dos sentidos, se mueve menos nuestro negocio, me afecta a mí, a la vecina, a la tortillería, a todos nos afecta porque nadie se anima a andar dentro del agua”

La vecina de la zona de las inundaciones declaró que ha presenciado el hundimiento del pavimento y solicitó apoyo a las autoridades municipales para que den una la solución del problema de las inundaciones.

La tempestad también afectó parte de la fachada principal de Plaza San Felipe provocando el colapso de varios puntos del techo y la ruptura del cristal de uno de los locales que dan hacia el estacionamiento.

Por Diego Iván Vera